Mike Pompeo. / MARK WILSON – GETTY IMÁGENES.-

 

Mike Pompeo dice que trabaja con los gobiernos legítimos para que las protestas no se conviertan en disturbios violentos.

 

DDC, Washington.-

—El secretario de Estado estadounidense, Mike Pompeo, acusó este lunes a los gobiernos de Cuba y Venezuela de intentar sacar provecho de las protestas en América Latina, y dijo que Washington apoyará a los países que intenten impedir que la agitación que vive la región se convierta en revueltas.

“En el Gobierno seguiremos apoyando a los países que intentan evitar que Cuba y Venezuela secuestren esas protestas y trabajaremos con (los gobiernos) legítimos para evitar que las protestas se conviertan en disturbios y violencia que no reflejan la voluntad democrática de la gente”, sostuvo Pompeo.

Durante un discurso en la Universidad de Louisville, Kentucky, Pompeo elevó el tono de sus acusaciones de que La Habana y Caracas han ayudado a promover la agitación en medio de las recientes manifestaciones que viven varios países en la región, reportó Reuters.

El funcionario citó las protestas en Bolivia, Chile, Ecuador y Colombia, y dijo que este último país había cerrado su frontera con Venezuela por temor a que ingresaran manifestantes desde la nación petrolera.

“Nosotros también estaremos atentos. Vigilando que los nuevos líderes democráticos no exploten las necesidades de las personas y así tomar el poder y secuestrar la democracia que los llevó allí”, comentó.

Las relaciones de Estados Unidos con La Habana se han deteriorado desde que el presidente Donald Trump asumió el cargo en enero de 2017, pues su Administración ha revertido buena parte del acercamiento acordado durante el mandato del demócrata Barack Obama.

La tensión se ha centrado especialmente en el apoyo de La Habana al presidente socialista de Venezuela, Nicolás Maduro, a quien Estados Unidos acusa de corrupción y violaciones de los derechos humanos.

En cuanto a una posible intervención militar a Venezuela Pompeo enfatizó: “Hemos dicho desde enero que todas las opciones están sobre la mesa para ayudar al pueblo venezolano a recuperar su democracia y prosperidad. Pero hemos aprendido de la historia que el riesgo de usar la fuerza militar es significativo.”

La pasada semana, el representante especial de Estados Unidos para los asuntos de Venezuela, Elliott Abrams, dijo que Caracas y La Habana usaron las redes sociales y otros medios para fomentar los disturbios, algo “obvio” según registros de dominio público, afirmó.

“Se está empezando a tener pruebas de un esfuerzo de los regímenes en Cuba y Venezuela para exacerbar los problemas en Sudamérica”, dijo a periodistas Abrams, según el reporte de AFP.

Abrams señaló además como ejemplo de este patrón la reciente expulsión de 59 venezolanos de Colombia por participar en manifestaciones masivas contra el presidente Iván Duque.

También citó acusaciones, negadas por La Habana, de que agentes cubanos financiaron las protestas contra la mandataria interina de Bolivia, Jeanine Áñez, luego de la renuncia de Evo Morales.