Arnaldo Rodríguez. / A. RODRÍGUEZ/FACEBOOK.-

Dice que los ataques que este habría recibido ‘forman parte de una estrategia o un plan’.

DDC, La Habana

—El músico cubano oficialista Arnaldo Rodríguez, director de la agrupación de música popular Talismán, expresó su solidaridad con Alexander Abreu y aseguró que los ataques que este habría recibido vía telefónica y en sus redes sociales “forman parte de una estrategia o un plan”.

“Corroborando las palabras de Israel Rojas Fiel sobre el uso violento y cargado de odio de las redes, se puede confirmar que no es casuístico”, aseguró, citando declaraciones del director de la agrupación Buena Fe, otro defensor del régimen cubano.

La reacción de Rodríguez, hecha pública el jueves en dos textos en su muro de Facebook, aparecen luego de que Abreu denunciara el miércoles haber recibido más de 1.000 mensajes ofensivos a través de su celular, incluidas seis amenazas de muerte, así como expresiones de racismo, odio y acoso.

Detrás de estas agresiones podría estar la presunta ayuda de Abreu al reguetonero Jorge Junior para que se le disminuyera la multa que le impusieron las autoridades cubanas, según expuso el influencer Alexander Otaola, quien hizo público el número telefónico de Abreu en su programa proponiendo a las personas multadas en Cuba que le pidieran al músico interceder en su favor.

El periódico oficial Granma se quejó de una recurrente “demonización de nuestros artistas en las redes sociales de internet”; la oficialista Unión de Escritores y Artistas de Cuba (UNEAC) aseguró que tales actos responden “al guion mediático dictado por los neoplattistas y sus amos”; mientras que Miguel Díaz-Canel dijo que su Gobierno enfrentaría “la campaña mediática de manipulación y de odio contra intelectuales y artistas cubanos, concebida, dirigida y muy bien pagada desde Estados Unidos”.

Arnaldo Rodríguez, quien ha compuesto canciones en homenaje de los Comités de Defensa de la Revolución (CDR) y ha sido una figura cercana al régimen, coincidió con esas posturas en su publicación.

“En el último mes algunas páginas en Facebook que se presentan como ‘medios de noticias’ han manipulado, tergiversado y descontextualizado algunas de mis publicaciones. En flagrante violación del uso de fotos e imágenes sin permiso, divulgación de textos de forma no autorizada, entre otras ilegalidades reconocidas en leyes federales de todo el mundo, estas páginas han utilizado incluso cortos comentarios que he hecho en algún post y lo han convertido en ‘noticia'”, aseguró, en referencia a medios independientes que citan sus comentarios hechos públicos en redes sociales.

“La formula es infantil y no menos macabra: buscan una foto tuya con perfil incómodo, que te veas gordo y feo. Extraen alguna frase de tus post, que saben puede molestar a las hienas. Y finalmente la publican como si le hubieras concedido una entrevista a estos ‘periodistas'”, precisó, sin indicar qué medio hizo tales publicaciones.

“Considero que estas acciones, además de sembrar el odio, la incitación a la violencia y enemistar a las personas, persiguen silenciar a los artistas, a los líderes de opinión, a las personas que no se prestan a su juego. Hay mucha insistencia en deslegitimar lo que pasa en Cuba, y las cosas que ocurren normalmente o se viven en cualquier país. Todo para que te sientas como un infeliz miserable lleno de frustraciones al igual que el victimario”, agregó.

Si te entregan un reconocimiento, merecido por el esfuerzo y resultado de tu trabajo, pues lo tildan de ‘compromiso con el régimen’. Si apresan a alguna persona en un negocio ilegal, ‘es la represión del Gobierno’. Y aquí todo el mundo sabe bien lo que pasa en USA o Europa si te atreves a montar una fabrica ilegal de alimentos. (…) Por eso les digo a mis coetáneos, sean artistas o no: no tengan miedo a gritar su alegría de vivir en Cuba, no se avergüencen de mostrar lo feliz o tranquilo que se sienten en su país. Aunque a algunos les importe un carajo el comunismo y la política, no teman lucir la bandera de Cuba en un pulóver; no sientan pudor de mostrar al Che; no se callen; no regalen su silencio; no se dejen vencer… los cubanos nunca fuimos cobardes!!”, concluyó.

Curiosamente, a Arnaldo Rodríguez no se le conoce en sus presentaciones públicas el uso de vestimentas con la imagen del Che Guevara, un símbolo del régimen cubano.

Sin embargo, fue él uno de los pocos artistas cubanos que cuestionó públicamente al músico Descemer Bueno por sus recientes críticas al Gobierno de Cuba, al insinuar que el compositor radicado en Miami estaba drogado al hacer sus declaraciones. Aunque dijo seguir admirándolo como músico, consideró que “se ha tirado un cubo de mierda encima y ha embarrado a sus seguidores”.

La controversia alrededor de las presuntas ofensas al músico cubano Alexander Abreu han llegado a las más altas esferas del poder en Cuba. El Instituto Cubano de la Música y el ministro de Cultura, Alpidio Alonso, apoyaron también al artista, que según ellos es “víctima de una sucia campaña mediática”.

Los funcionarios y las instituciones oficiales solo se movilizan si se trata de creadores afines al régimen o que no lo critican. Figuras como la cantante Haydée Milanés han recibido frecuentes ataques en redes sociales. La artista también ha sido acosada en su teléfono por su defensa a activistas y periodistas independientes, y no ha recibido jamás semejante apoyo institucional, ni de colegas como Arnaldo Rodríguez.

Pero horas después de la publicación de Rodríguez, el perfil de Facebook de la Seguridad del Estado, Guerrero Cubano, comentó: “Bravo por Arnaldo Rodríguez. En tiempos en que quieren condicionar la voz de los artistas, los hay con mucho valor y decoro que no dejan de hablar del lado correcto de la historia”.