Colas en La Habana en tiempos de Covid-19. / CUBADEBATE.-

‘Podemos utilizar algunas medidas tomadas en aquel tiempo’, dice el ministro de Comercio Exterior y la Inversión Extranjera.

DDC, La Habana 

—El ministro de Comerio Exterior y la Inversión Extranjera, Rodrigo Malmierca, advirtió de un panorama muy complejo para la economía de Cuba por el impacto del Covid-19 y apeló a medidas del pasado en referencia a la severa crisis de los años 90 para “enfrentar los desafíos”.

En el programa de la Mesa Redonda del lunes Malmierca Díaz esbozó una imagen muy negativa para los ingresos del Gobierno debido a la depresión del turismo, la caída de las exportaciones y los precios del níquel y el azúcar, publicó el sitio oficial Cubadebate.

Al mismo tiempo, dijo, “se presentarán afectaciones en las importaciones, pues un grupo de renglones que necesita el país están siendo preservados por las naciones productoras en su propio beneficio”.

“Trataremos de evitar que, en el caso de los alimentos, haya afectaciones a la población”, añadió, pero dijo que han existido incrementos de los precios de la leche en polvo (15%), y el arroz (18%), dos renglones altamente demandados por los cubanos.

La alimentación en Cuba en situaciones normales es de por sí precaria. Actualmente la escasez de productos mantiene a la población haciendo colas pese al distanciamiento necesario para evitar la propagación de la epidemia de Covid-19.

El ministro calificó estas cuestiones como problemas objetivos a los que el Gobierno tendrá que enfrentarse.

“En primer lugar no vamos a renunciar a nuestro derecho al desarrollo económico y social; aún en esta situación compleja vamos a seguir trabajando con mentalidad optimista y al mismo tiempo realista”, dijo.

Malmierca llamó a prepararse para situaciones muy complejas y manifestó que se analizan experiencias de los años del “Periodo Especial”, aunque, según el funcionario, “se tienen mejores condiciones para enfrentar los actuales desafíos”.

“Podemos utilizar algunas medidas tomadas en aquel tiempo, como el ahorro y el uso eficiente y racional de los recursos”, resumió.

Durante la crisis económica de los años 90 el país enfrentó una escasez generalizada de productos y recursos como el combustible que vino aparejada de prolongados apagones diarios en el sector residencial.

“Nuestra economía es muy abierta y depende mucho del comercio exterior, por lo que se debe trabajar en función de exportar, sustituir importaciones sobre todo en lo referido a alimentos y energía, y mantener todos los esfuerzos por atraer la inversión extranjera”, dijo el titular del MINCEX.

En medio de la actual situación, el Gobierno ve varias “oportunidades favorecedoras” como el desarrollo de la industria biofarmacéutica cubana.

En tal sentido Malmierca puso el foco en productos como el Interferón Alfa 2b, el cual “abre posibilidades a nuevas oportunidades para la exportación, así como los servicios médicos”, en la que entra la venta de profesionales de salud.