Los cubanos han huido del régimen tiránico que gobierna en Cuba desde el propio 1959 , que Fidel Castro llamó el ”Año de la liberación”.
En la primera ola (1959-1962), los que se fueron constituían la elite de Cuba: ejecutivos y propietarios de firmas, grandes comerciantes, propietarios de ingenios, ganaderos, representantes de compañías extranjeras y profesionales. Se fueron cuando la revolución nacionalizó la industria norteamericana, implantó las leyes de reforma agraria Y, finalmente, se rompieron las relaciones diplomáticas y comerciales con Estados Unidos. Pero también hubo muchos cubanos que lucharon en la revolución porque querían restaurar la democracia en Cuba: la Constitución de 1940 y las elecciones. Para ellos, el desvío de Fidel Castro hacia el comunismo traicionó esos ideales.
Como resultado de la derrota en Bahía de Cochinos el éxodo se duplicó. Castro calificó a todos los que se fueron como ”gusanos”.
De acuerdo con el censo de 1990, entre 1960 y 1964, llegaron unos 173,000 cubanos. La primera oleada terminó en octubre de 1962 porque con la Crisis de los Misiles, todos los vuelos comerciales Cuba-EEUU cesaron.
A finales de 1965 empezó un caótico éxodo. Cientos de embarcaciones salieron del puerto cubano de Camarioca rumbo a Miami. Por decisión de Lyndon B. Johnson, Washington y La Habana negociaron la salida de los cubanos a través de un puente aéreo que EEUU llamó los Vuelos de la Libertad, mediante los cuales se transportaron cubanos diariamente hasta 1974. Más de 250,000 cubanos emigraron a territorio estadounidense.
Luego estuvo la crisis del Mariel en 1980, los sucesos del Malecón habanero en 1994 y la intermitente oleada de balseros que han sembrado de cadáveres por miles las aguas del Golfo de México que separan a Cuba de Florida.
Lo cierto es que la escapada no se detiene. Miles han huido a Panamá para atravesar Centroamérica y llegar a la frontera sur de EEUU. En lo que va de año, cinco mil se han trasladado a Nicaragua presumiblemente con el mismo propósito.
México se ha convertido en ”el destino manifiesto” para escapar de Cuba hacia Estados Unidos. Tomemos como ejemplo uno de los casos publicados por Radio Martí.
–Jorge Alexis Zulueta Sosa, de 43 años, vecino del barrio Oburque de Cienfuegos, habló con la reportera de Radio Martí, Yolanda Huerga, a quien le brindó detalles de la situación en el lugar.
“Cuando llegamos a Matamoros, nos inscribimos en Inmigración de México, nos dan un número y después nos pasan a recoger en este lugar para cruzar el puente y presentarnos a Inmigración de Estados Unidos para pasar la entrevista”, explicó Zulueta, quien dejó en Cuba a su esposa, hija y a sus padres. “Hoy día se llevaron a diez”, indicó.
Zulueta dijo que salió de Cuba hacia Guyana y desde ese país hizo el recorrido unas veces a pie y otras en transporte, por caminos y carreteras, hasta Matamoros a través de los países fronterizos de la región.
“Estuve preso en Panamá y también nueve días en Nicaragua”, aseguró. “En el camino hay muchos cubanos con niños y mujeres embarazadas, atravesando la selva”, agregó.
Zulueta dijo que en México recibió ayuda de la Fundación Cuba Libre, que dirige María Fundora, “y de la compañera Rita, que ellos ayudan a los cubanos a conseguir el salvoconducto gratis en México”.
La Fundación Cuba Libre, tiene una página web donde asegura que la organización “se creó después de la eliminación de la Orden Ejecutiva Pie Mojado/Pie Seco. Después de la eliminación de la orden, no existían disposiciones para proteger los derechos humanos de los que estaban varados en América Latina, Centroamérica y México.”
Zulueta dijo que espera conseguir asilo político en Estados Unidos porque “vivimos un país con una dictadura. En Cuba no hay derechos humanos ni libertad”.–
Pero la esperanza de encontrar refugio en EEUU, puede ser una ilusión. Según cifras del Servicio de Inmigración y Aduanas de Estados Unidos (ICE), durante el año fiscal 2017 fueron deportados 160 cubanos, en el 2018 la cifra ascendió a 463, es decir un incremento del 189 por ciento en un año. La cifra de cubanos deportados desde EEUU, sigue creciendo en 2019.
En México sucede lo mismo. Las cifras lo demuestran: entre enero y febrero sólo 8 cubanos fueron devueltos a la isla, en marzo la cifra llegó a 143 y entre abril y mayo 424, según reportes de prensa. Es decir este año han sido deportados 575 cubanos o retornos voluntarios, como los llama el Instituto Nacional de Migración.
Aunque los migrantes aseguran otra cosa. “Nos tienen escondidos para podernos deportar. No les interesan los papeles que tengamos”, dijo un cubano.
Por lo visto, ”el paraíso socialista” no es lo que encuentran los nacionales en su diario vivir en Cuba. Por eso, después de 60 años, la esperanza de los cubanos sigue siendo huir del país… Aunque algunos, después de ver como se vive fuera de Cuba, comienzan a analizar otras opciones y los funcionarios de la dictadura se dan cuenta de ello y aumentan la represión, aunque eso no les quita el miedo, porque ellos sí conocen la fuerza de los pueblos. La ven diariamente en Venezuela, y eso los estremece.
Fuentes: infobae, Radio Martí, EFE. Redacción CUBAneate