El periodista Ignacio Luis González Vidal junto a su esposa y su hija, en La Habana | Foto © Facebook/Ignacio Luis González Vidal.

 

Redacción CiberCuba.-

—El periodista independiente, Ignacio Luis González Vidal, ha dado a conocer que los médicos del hospital “Calixto García” han decidido darle el alta a su esposa, lo que considera que es “sentenciarla a muerte”.

González Vidal ha indicado que llamaron por teléfono a su hija para decirle que “se la lleve para su casa”, y que debía firmar “su autorización”.

La esposa del periodista independiente padece un cáncer de ovarios, cuya acelerada evolución Ignacio Luis González asegura que se debe a un diagnóstico tardío de la enfermedad, por negligencia médica.

Sobre el alta hospitalaria, el periodista añade que “nuevamente incurren en errores”, pues asegura que está orientado en el sistema de Salud Público cubano que antes de proceder a dar el alta médica a un enfermo terminal, “el médico de la familia debe comprobar cuáles son las condiciones en que se encuentra el lugar donde estará el enfermo”.

Precisa que está indicado, además, que se analicen las condiciones económicas del cuidador, para en caso de que no disponga de condiciones, brindarle ayuda.

También formaría parte del protocolo, según reseña, “crear las condiciones”, entre ellas proporcionar una cama, oxígeno y alimentación, entre otros.

En este caso, el periodista llama la atención sobre el hecho de que su hija está sola, que no trabaja, y que estudia con mucho sacrificio.

Añade que la joven “no tiene sostén económico”, pues su madre “fue expulsada sin motivos de su trabajo hace más de un año” por la condición de periodista independiente de él.

“Ella nunca actuó ni pronunció denuncia alguna sin embargo el peso de las autoridades cubanas recayó sobre ella”, concluye el periodista sobre su esposa.

González Vidal ha pedido a “todos los medios de difusión” que cuestionen lo que está sucediendo, que califica de “gran irresponsabilidad”.

El periodista, que reside en Miami, señaló el miércoles que su mujer, Kenia Leyva Rodríguez (de 47 años), permanecía en una sala del hospital “Calixto García” con una metástasis que solo están tratando con metronidazol en vena y un antibiótico, por la falta de cinco medicamentos.

Este miércoles, el periodista también aludió al acoso sexual que sufrió su hija por parte de un enfermero del hospital, que la encerró con llave en la enfermería, pero que luego desistió de sus intenciones ante la reacción de ella.

En una publicación posterior, González Vidal añadió que la Policía capturó al enfermero, que resultó ser un convicto por robo con violencia, que “se encontraba en libertad condicional”, trabajando en el hospital y con acceso a medicamentos restringidos, muchos de ellos considerados drogas.