Mercado de calle tercera y 70, Miramar. (CUBADEBATE).-

Las colas en El Vedado se formaban desde el domingo y no exentas de discusiones por asegurar los primeros puestos.

 

 

Redacción Infobae.-

—La prensa oficial cubana ha prestado una atención desusada a la inauguración este lunes de las nuevas tiendas de venta en moneda convertible, en las que el Gobierno cifra sus esperanzas para recaudar divisas que escasean debido a la crisis de sectores como el turismo y las “misiones médicas”.

Varios reportes de prensa hicieron énfasis en el alistamiento de los primeros 13 locales comerciales que serán inaugurados con esos fines (12 en La Habana y uno en Santiago de Cuba) y cuyo surtido novedoso incluye electrodomésticos, partes y piezas de carros y otras mercancías.

La semana anterior, los bancos Metropolitano, Popular de Ahorro y de Crédito y Comercio aceleraron la atención a las personas interesadas en abrir cuentas de depósito en dólares de EEUU, que funcionarán como respaldo para la emisión de tarjetas magnéticas, único medio de pago admitido en esos comercios de nuevo tipo en Cuba.

De acuerdo con los funcionarios del Banco Metropolitano, alrededor de 10.000 personas abrieron esas cuentas durante la primera semana de operaciones. No obstante, solo el 13% de ellas hizo depósitos en efectivo.

Dado que los titulares de las cuentas no necesitan depositar un saldo mínimo y el tipo de cambio que se aplica a las divisas libremente convertibles autorizadas será en base al dólar estadounidense (aplicándole un gravamen del 10% establecido en la Resolución 80 del 23 de octubre de 2004 solo a los depósitos en efectivo, no a las trasferencias electrónicas), es lógico que la mayoría de los cubanos quieran esperar a que las tiendas abran antes de decidirse a invertir en ellas.

Las monedas en las que en teoría se pueden realizar los depósitos o recibir transferencias son, además de dólares estadounidenses, euros, libras esterlinas, dólares canadienses, francos suizos, pesos mexicanos, coronas danesas, coronas noruegas, coronas suecas y yenes japoneses.

Tiendas con “atención diferenciada”

De acuerdo con los funcionarios encargados de las tiendas, entre los primeros electrodomésticos que estarán a la venta hay aires acondicionados split, freezer, televisores de grandes formatos, refrigeradores de alta gama y capacidad, lavadoras automáticas, hornos, sandwicheras, microondas, motos eléctricas, baterías, neumáticos y accesorios, unidades de moto y motores de combustión.

La atención priorizada a las nuevas tiendas supone, incluso, que tengan horarios especiales. Las de venta de electrónica y electrodomésticos será de 9:30AM a 8:00PM, de lunes a sábado, y los domingos de 9:30AM a 2:00PM, mientras que las áreas de productos automotrices atenderá de 9:30AM a 7:00PM de lunes a sábado y los domingos de 9:30AM a 2:00PM.

Según afirmó a Cubadebate Amilkar Odelín Ante, director comercial de Tiendas Caribe, las mercancías cuentan con garantía de suministro, “para lo cual la cadena está realizando grandes esfuerzos. Comenzaremos con un surtido reducido, el que se irá incrementado gradualmente”, dijo.

Precisó que los mercados tendrán un canal de distribución diferenciado, “lo que garantizará un reaprovisionamiento más estable a estos puntos de ventas y se tendrá en cuenta los pedidos realizados por las tiendas, evitando el abarrotamiento innecesario”.

Para la ejecución de las garantías posventa, “los talleres cuentan con un personal capacitado y un nivel de piezas de repuesto para la reparación de los productos que así lo necesiten. El servicio puede ser realizado en los talleres de cualquiera de las provincias, aunque no haya sido donde se adquirió el bien”, advirtió.

Para La Habana fue creado un centro de llamadas de atención al domicilio para los equipos de línea blanca (refrigeradores, frezeer, lavadoras automáticas y split) con los  teléfonos 7864-4414, 7864-4427 y 7864-4423.

Cada comercio tendrá un registro en el que “se podrán plamar las insatisfacciones de los clientes, así como las solicitudes de los equipos que necesitan y en ese momento no se cuenta con existencia, lo que permitirá que el cliente sea contactado” cuando esté disponible.

“Todos nuestros vendedores de electrodomésticos se encuentran habilitados para la venta de esos productos y en el transcurso de esta semana se realizó una capacitación a los que trabajarán en esta red de tiendas de La Habana y de Santiago de Cuba, con el objetivo de dotarlos de una mayor información que les permita dar un servicio de excelencia y poder esclarecer dudas de nuestros clientes”, aseguró.

También se podrán hacer compras mediante las llamadas Tiendas Virtuales desde el exterior. “Hoy contamos con un total de diez a lo largo del país, y se comenzará por la de 3ra y 70 en La Habana”, dijo.

El Gobierno, acuciado por la falta de liquidez, permitirá además que las personas reciban remesas desde el exterior en sus tarjetas magnéticas habilitadas para adquirir productos en esas nuevas tiendas.

El sueño del Gobierno

Desde que anunció la apertura de esos establecimientos, el Gobierno cubano ha asegurado que espera con ellos obtener ingresos que le permitan potenciar la industria nacional y reaprovisionar el mercado, al captar la divisa que sale al exterior, una cuestión que ha sido rebatida por expertos en economía.

Entre ellos, Pedro Monreal escribió en Twitter que “no queda claro que, por sí misma, la divisa captada por el nuevo canal sería suficiente para reanimar la industria”.

Al preguntarse si “¿existe otra alternativa para canalizar remesas hacia la industria nacional?” estimó que “la creación de PYMES (pequeñas y medianas empresas) privadas parece ser una opción más efectiva, porque un porciento mucho más alto de las remesas pudiera convertirse directamente en inversión y suministros, sin hacer una ‘carambola’ comercial”.

Con ello coincidió el Doctor en Economía Internacional y Desarrollo Mauricio de Miranda, quien advirtió que las medidas se resumen en que, “no contentos con tener un mercado segmentado por el uso de dos monedas nacionales (el peso cubano, CUP, y el peso convertible, CUC), abrirán un nuevo tercer segmento, en el que se venderán productos de una ‘gama media y alta’ (…) en monedas libremente convertibles (MLC).”

El análisis del especialista cubano, publicado en su blog, advierte que “adoptando medidas concentradas en la esfera de la circulación se siguen dilatando las necesarias reformas que deben conducir a la generación de riqueza, al incremento de la producción, al fomento de las exportaciones y a la sustitución de importaciones con calidad y eficiencia.”

Asegura además que, “a pesar de la insistencia en que son medidas orientadas a beneficiar a la población, vale la pena preguntar de qué forma puede la población acceder a un mercado en el que solo se venda en MLC si sus salarios son pagados en CUP (pesos)”.

“Al parecer, el Gobierno cubano prefiere seguir apostando a las transferencias unilaterales de recursos desde el exterior y no a la creación de la riqueza nacional mediante el trabajo productivo de la sociedad. Ese esquema fortalece la imagen de una sociedad rentista, mientras que el país lo que necesita es restablecer la cultura del trabajo productivo, con los incentivos necesarios para construir el bienestar”, apuntó.