A los parches dudosos como el tope de precios, los inspectores y otras ‘soluciones’ del Gobierno cubano se escapa siempre la realidad.