Abraham Jiménez Enoa Foto © Facebook del periodista.-


Redacción CiberCuba | 01/10/2020 – 3:21pm (GMT-4)

—Agentes de la Policía y la Seguridad del Estado en Cuba amenazaron al periodista independiente Abraham Jiménez Enoa durante un interrogatorio este jueves por colaborar con el diario estadounidense The Washington Post.

“Acabo de llegar a casa después de pasar casi 5 horas de interrogatorio. Antes, cuando llegué a la supuesta estación policial donde sería la cita: me desnudaron para registrarme, me esposaron y me obligaron a ir con la cabeza abajo en un carro con tres agentes vestidos de civil hacia Villa Marista, el departamento de la Seguridad del Estado”, cuenta.

“Ahí me dijeron que si vuelvo a publicar en The Washington Post me procesaran por usurpación de funciones porque el medio no está acreeditado en Cuba, que comenzarán una guerra contra mi familia y mis allegados, que todo esto era porque detrás de mí está el gobierno de Estados Unidos”.

“Después de muchas otras amenazas, al regreso, no me esposaron, pero igualmente me trasladaron con la cabeza abajo. Este post es, sobre todo, para aquellas personas que creen que en Cuba no impera un régimen dictatorial”, concluye.

Jiménez Enoa denunció ayer en sus redes sociales que la Policía cubana lo había citado para las 9:00 de la mañana en la estación de 21 y C, en el Vedado capitalino.

Aunque la citación no especificaba el motivo, el joven periodista dijo que suponía que se trataba de otro interrogatorio para amenazarlo por su trabajo.

Jiménez Enoa es colaborador del diario The Washington Post desde junio, donde tiene una columna fija mensual en la que trata temas sobre la realidad cubana.

En uno de sus primeros textos en este medio, Enoa habló sobre la muerte de Hansel Ernesto Hernández por un disparo de la policía en Guanabacoa, La Habana.

Su artículo de opinión generó fuertes críticas por parte del discurso oficial. En el sitio Razones de Cuba publicaron a raíz de su columna un texto en el que le acusaban de tergiversar los hechos, lo tildaban de “contrarrevolucionario” y lo llamaban “pluma mercenaria”.

El autor, Marco Velázquez Cristo, arremetía también contra The Washington Post, calificándolo de haber abandonado toda ética periodística por el espacio que le brindaron al periodista cubano.

El pasado 30 de junio Abraham denunció que la Policía y la Seguridad del Estado habían cercado su casa y lo mantenían bajo arresto domicialiario, impidiéndole acudir a la marcha pacífica convocada para exigir justicia por Hansel. “El gobierno cubano es abusador y racista”, dijo en ese momento.

Abraham Jiménez también es cofundador de la revista independiente de periodismo narrativo El Estornudo, donde fungió como director durante varios años.

En otras ocasiones la Seguridad del Estado lo ha citado para interrogatorios en los que el joven asegura que ha recibido fuertes amenazas contra él y su familia.