El lamentable estado de muchas viviendas es fuente de preocupación máxima para los cubanos. (14ymedio).

 

 

Más de 500 personas presentaron sus propuestas al premio ‘Cómo resolver un problema en mi barrio’

 

La Habana

—El deterioro de viviendas, el aumento de la pobreza, la falta de transporte o la insalubridad fueron algunos de los problemas cotidianos más señalados por los cubanos que participaron en el concurso Cómo resolver un problema en mi barrio, convocado por el Observatorio Cubano de Conflictos (OCC) y la aplicación Apretaste.

Según los organizadores, más del 60% de los trabajos estuvieron relacionados con “la incapacidad del Gobierno para solucionar problemas en el barrio”, por lo que muchos lo catalogaron de “ineficiente” o “corrupto”. También destacaron el mensaje de uno de los participantes, que reivindicó la necesidad de “aprender a reclamar nuestros derechos” y “no aceptar promesas sin fecha de cumplimiento y nombres de responsables”.

El primer premio, de 300 dólares, fue a parar al pinareño Rolando Pupo Carralero. El jurado del concurso otorgó además segundos premios de 100 dólares a Javier Torres, Miguel Álvarez y Luz Martínez.

La alta participación en esta edición, con más de 500 trabajos presentados, fue determinante para decidir ampliar los galardones, entregándose cinco de 50 dólares y 10 menciones de 25 dólares.

Los ganadores fueron: Kristian Calzadilla, Manuel Salina, S. Esgue, Alejandro Martínez, Elisa Hernández, Andrés González, Maivis de Fatima, Giordis Valentín, Susel Fernández, Rossio Suarez, Sandor Chaviano, Cira Vega, Jesús Silva, Frank Correa y Zaray F. García.

En esta segunda convocatoria del concurso, abierto a los cubanos residentes en la Isla, se pedía que los participantes aplicasen la metodología de resolución de conflictos a los problemas que percibían en sus barrios

En esta segunda convocatoria del concurso, abierto a los cubanos residentes en la Isla, se pedía que los participantes aplicasen la metodología de resolución de conflictos a los problemas que percibían en sus barrios.

Entre los temas que surgieron también hubo referencias al incremento de la violencia, a las restricciones a los cuentapropistas y a la legislación que dificulta el desarrollo de las iniciativas privadas.

El Observatorio indicó que, si bien algunos cubanos atribuyeron al bloqueo los problemas generados en sus barrios, la mayoría responsabilizaron de ellos al “bloqueo interno que impide la iniciativa personal y comunitaria para resolver los problemas”.

Los organizadores también se han mostrado satisfechos por el aumento, respecto a la primera convocatoria del concurso, de propuestas de soluciones “por esfuerzo propio y con movilización de la sociedad civil para encontrar respuestas a diversas problemáticas comunitarias”.

“Es mejor tomar la solución con nuestras manos y no dar nuestras manos para esperar una solución”, subrayan.

El Observatorio Cubano de Conflictos (OCC) tiene como misión exponer, educar y empoderar ciudadanos dispuestos a tomar iniciativas para impulsar la solución de los problemas que aquejan a la sociedad cubana.