Ancianos en Cuba. jorge Luis Baños / IPS.-

Los residentes en Cuba con demencia representan el 1,2% de la población del país.

DDC, La Habana

—Unas 170.000 personas en Cuba padecen de demencia en la actualidad, lo que representa el 1,2% de la población de la Isla, y se calcula que en 2030 los ciudadanos con esta enfermedad aumenten a 260.000 y en 2050 a 520.000, reveló el portal estatal de salud Infomed.

La edad es el factor de riesgo más significativo para desarrollar la demencia, por lo que en Cuba, con una población sumamente envejecida, se espera que el número de personas con dicha condición se incremente notablemente en los próximos años.

A partir de los 65 años de edad aproximadamente el 8% de las personas desarrollan un deterioro cognitivo leve, lo que las coloca en riesgo de desarrollar demencia, y dos tercios de las personas con el mencionado padecimiento sufren de Alzheimer.

El Informe Mundial sobre Alzheimer 2020, pidió a los Gobiernos de todo el mundo que reconozcan más abiertamente a la demencia como una discapacidad, con el propósito de ayudar a garantizar que las personas que viven con la enfermedad sientan los beneficios terapéuticos de un buen diseño en el hogar, en instalaciones residenciales, hospitales, edificios y espacios públicos.

Unos 152 millones de personas en el mundo podrían padecer de demencia en el año 2050 según los pronósticos del citado informe, actualmente la quinta causa principal de muerte a nivel global.

El texto señala, además, que la mayor parte de los países están muy atrasados en posibilitar que el entorno construido sea accesible para quienes viven con la enfermedad.

Según cálculos realizados por especialistas cubanos, la Isla podría ser en 2050 una de las sociedades con mayor población de ancianos del mundo, pues entonces tendría 3.598.782 habitantes de 60 años y más, el 33,2 % de su población total.

El Gobierno ha expresado con frecuencia su preocupación por el marcado decrecimiento de la población cubana, los bajos niveles de fecundidad y el aumento del envejecimiento, dado que esta situación impacta en la vida presente y futura de la Isla y en su desarrollo económico y social. Sin embargo, esa preocupación no se ha traducido en políticas decididas en el revestimiento de la situación.

La socióloga cubana Elaine Acosta dijo a DIARIO DE CUBA a inicios del presente año respecto a la Encuesta Nacional de Envejecimiento de la Población que “el único grupo poblacional que crece es el de 60 años y más, en especial el de 75 años y más, lo que alerta sobre un proceso de envejecimiento dentro del envejecimiento”

“El envejecimiento evidenciará aún más los problemas de cobertura de las prestaciones de seguridad social y la desigual distribución de la carga de cuidados en la vejez, que inciden en el aumento de situaciones de pobreza y vulnerabilidad social entre las personas mayores”, agregó.