Delcy Rodríguez / C. GARCÍA EUROPA PRESS.-

 

La Unión Europea prohíbe pisar territorio de sus estados miembro a la número dos de Nicolás Maduro.

 

DDC, Madrid.-

—La vicepresidenta del régimen venezolano, Delcy Rodríguez, “no pisó en ningún momento suelo español” el lunes 20 de enero, sino que todos sus movimientos se limitaron a la “zona internacional de tránsito” durante una escala “técnica” de su avión privado en el aeropuerto de Barajas-Adolfo Suárez, en Madrid, confirmaron al diario El País fuentes de los servicios de seguridad de la instalación.

La escala de Rodríguez en Madrid ha desatado la polémica por la presunta vulneración de España a las sanciones de la Unión Europea que pesan sobre la número dos de Nicolás Maduro, cuya entrada a Europa está prohibida por las violaciones de derechos humanos achacadas al régimen chavista en Venezuela.

El hecho causó mayor indignación en varios sectores españoles y venezolanos, después de conocerse que el ministro de Transportes de la nación ibérica, José Luis Ábalos, y Rodríguez se habían encontrado en el avión privado de la funcionaria; mientras que el presidente del Gobierno español, Pedro Sánchez, se negaba a recibir a Juan Guaidó, el líder opositor al frente de la Asamblea Nacional y del Gobierno interino de la nación sudamericana.

Por un lado, fuentes del Ministerio del Interior dijeron a El País que “la prohibición de viajar no impide hacer escala mientras no entres en el país”; y por otro, especialistas en sanciones de la Unión Europea defienden que las autoridades españolas nunca debieron permitir que la funcionaria venezolana descendiese del avión.

Por su parte, el ministro Ábalos ha declarado que solo acudió al avión privado de Rodríguez durante “25 minutos” para “recordarle” a la venezolana que “lamentablemente no podía pisar suelo español”. El ministro también ha negado que existiera “ninguna reunión”.

La vicepresidenta de Maduro, no obstante, descendió del avión tras la visita del ministro español aunque se mantuvo “en todo momento en la zona de tránsito internacional, que no se considera técnicamente territorio nacional”, explicaron fuentes oficiales del aeropuerto.

Sin embargo, el reglamento sancionador europeo incluye también el “tránsito”, recordó El País.

Por su parte, Delcy Rodríguez no continuó viaje en su avión privado, sino que se marchó de Barajas en un vuelo internacional comercial con destino a Doha, donde hizo escala para llegar a Estambul.

Por ese motivo, en los próximos días la Comisión Europea podría verse obligada a aclarar con precisión los hechos, detallaron fuentes europeas.

Varios sectores venezolanos han criticado la gestión de España a las sanciones contra el régimen del encabezado por Maduro.

“Característico de ella”, escribió el periodista Ibsen Martínez en Twitter, en alusión a las presiones de Rodríguez por acceder a territorio europeo. “Recuérdese su empeño en entrar a la plenaria de Mercosur en BsAs, 2016,  no habiendo sido invitada. Habló en aquella ocasión hasta de ‘meterse por la ventana'”.

Es la segunda ocasión en menos de un mes que el Gobierno de España recibe críticas por su gestión a las crisis venezolana y boliviana.

A finales de diciembre de 2019, Bolivia informó de un incidente protagonizado por diplomáticos españoles en la residencia de la embajadora mexicana en La Paz, que buscaba favorecer la fuga de un ministro del expresidente Evo Morales asilado allí, de acuerdo con el reporte de AFP.

Poco después, el Gobierno interino de Bolivia declaró personas no gratas a la embajadora de México en Bolivia y a los diplomáticos españoles involucrados en los hechos, Cristina Borreguero y Álvaro Fernández.

Tras lo acontecimientos, el delegado presidencial de Bolivia ante la comunidad internacional y expresidente de ese país, Jorge “Tuto” Quiroga, aseguró que los presidentes y Pedro Sánchez, de España, y Andrés Manuel López Obrador, de México, eran “parte” de un “proyecto castrista”.