Josep Borrel en su encuentro con cuentapropistas y artistas en La Habana. (Foto: @JOSEPBORRELL TWITTER).

 

 

El próximo jefe de la Diplomacia europea cierra una visita a Cuba en la que reiteró su respaldo al régimen cubano contra la Helms-Burton.

 

 

DDC, La Habana.-

—El ministro español de Exteriores en funciones, Josep Borrell, se reunió este jueves en La Habana con representantes de la sociedad civil cubana, entre ellos trabajadores privados, reportó EFE.

“Es muy importante que se desarrollen este tipo de actividades profesionales”, declaró Borrell a un grupo de medios en la capital cubana, donde culminó una visita de dos días en la que mantuvo consultas políticas de alto nivel y anunció la visita de los reyes de España, Felipe VI y Letizia, en noviembre.

Acompañados de algunos artistas y periodistas independientes en el grupo que estuvo con Borrell, los cuentapropistas le transmitieron “sus dificultades e inquietudes” en un momento delicado para la economía del país por el déficit en su balanza de pagos y el reciente endurecimiento del embargo de EEUU.

No está claro qué periodistas independientes asistieron al encuentro. Borrell, que sí compartió imágenes en su cuenta en la red social Twitter, no detalló los nombres de los participantes. Tampoco el reporte de la agencia española.

“Todavía no tienen un perfeccionamiento de su estatus y de sus posibilidades de obtener financiación, de poder acceder a mercados mayoristas”, resumió el ministro, acerca de las inquietudes que le comunicó el colectivo, cuya existencia enmarcó en el “proceso de apertura económica” que protagoniza Cuba.

El número de cuentapropistas cubanos ha mantenido un crecimiento estable desde la apertura del sector hace casi una década y ha pasado de incluir a poco más 157.000 personas en 2010 hasta agrupar a más de 600.000, el 13% de la fuerza laboral de la Isla, según datos de julio.

No obstante, las actividades económicas que tienen permitidas realizar siguen siendo pocas y fuera del ámbito profesional.
En total más de 1.400.000 personas en Cuba pertenecen actualmente al sector privado, cifra que incluye a los titulares de licencias para cuentapropistas, como los ha bautizado el régimen, y sus contratados.

Debido a que las licencias de cuentapropista abarcan un número limitado de actividades, casi todas relacionadas con los servicios y el turismo, el sector se ha visto este año fuertemente golpeado por el endurecimiento del embargo de EEUU, que entre otras cosas ha restringido las condiciones para visitar Cuba y ha prohibido los viajes en crucero.

En este sentido, Borrell reiteró al régimen cubano el rechazo de España a este tipo de “medidas unilaterales” de Washington, que también incluyen la activación el pasado abril del título III de la ley Helms-Burton.

Esta disposición permite denunciar en tribunales estadounidenses a empresas de terceros países por el uso de propiedades confiscadas tras la llegada al poder de Fidel Castro en 1959, lo que afecta directamente a empresas españolas con negocios en la Isla.
Este ha sido uno de los últimos viajes del político como titular español de Exteriores, ya que en breve asumirá el cargo de alto representante de la Unión Europea (UE) para la Política Exterior en sustitución de Federica Mogherini, cuya posición ante la situación de los derechos humanos en la Isla ha sido muy criticada por activistas cubanos.

La semana pasada el Comité Ejecutivo de la Internacional Demócrata de Centro aprobó en Roma dos resoluciones en las que denunció la falta de libertades impuesta por el régimen cubano, criticó la reciente visita de Mogherini a la Isla, y pidió al próximo Jefe de la Diplomacia Europea mayor determinación en la defensa de la democracia en el país.

El Observatorio Cubano de Derechos Humanos (OCDH) ha condenado también las tibias declaraciones emitidas por Borrell acerca de la represión del régimen contra la sociedad civil independiente.