Redacción CiberCuba.-
—Una carta abierta a los cineastas cubanos está circulando en redes luego de que el músico cubano Amaury Pérez lanzara varias críticas al cine cubano y a los creadores independientes durante la emisión de este martes de su programa televisivo Con dos que se quieran, en el que entrevistó a la vicedirectora de la Cinemateca de Cuba, Lola Calviño.

La misiva, firmada por el cineasta cubano Enrique “Kiki” Álvarez no solo critica el hecho de que Amaury Pérez “reiteró, profundizó y amplificó su ataque al sistema de relaciones productivas y creativas” de los creadores cubanos, sino que además “cuestionó al cine cubano que ejerce una mirada crítica sobre la sociedad” y “también cuestionó al sistema de enseñanza y a las instituciones docentes (la FAMCA y la EICTV) que forman a las nuevas generaciones de creadores cinematográficos”.

Durante esta tercera temporada de Con dos que se quieran, Amaury ha criticado estas mismas cuestiones no solo en esta entrevista de Lola Calviño, viuda del cineasta Julio García Espinosa, sino también en la del cinefotógrafo Rafael Solís, esposo de la actriz Isabel Santos, por lo que en la carta se cuestiona:

“¿A qué responde esta cruzada del “espectador” Amaury Pérez contra el cine cubano? ¿Qué fuerza oscuras se ocultan detrás de la línea editorial de un programa que reitera los prejuicios de su conductor hacia las películas cubanas de los últimos años? ¿Cuándo y por qué se introdujo esta línea temática (la del cine cubano independiente o joven) en las entrevistas a Rafael Solís y a Lola Calviño? ¿A qué casualidad o causalidad responde que estos programas sean emitidos en el mismo momento en que el ICAIC y el ICRT realizan encuentros con los cineastas para naturalizar todo este proceso?”

La carta también señala que “es perverso que un líder de opinión como Amaury Pérez, emita valoraciones sobre el cine cubano desde su condición de “espectador”, y que se atreva a poner en entredicho la opinión de su entrevistada Lola Calviño, cuando esta no responde como Amaury “espera” a los enunciados prejuiciosos que él induce como conductor del programa”.

Loading video

La carta ha generado el debate en redes y ha recibido el apoyo de “los jóvenes que hoy quieren vivir y hacer cine en Cuba”.

“Ciertamente es inadmisible el cuestionamiento tendencioso y unilateral de Amaury Pérez. Veo que es una continuación del programa anterior, prácticamente, reafirmando sus opiniones y las de su equipo de realización”, “Lola siempre ha estado del lado de los creadores y de la libertad, y mucho que hizo por nosotros. Julio practicó esas mismas actitudes positivas en la década que dirigió el ICAIC (la mejor época). Alfredo Guevara fue todo lo contrario, fue EL MAL, el enemigo ancestral de los artistas”, recogen algunos d elos comentarios.

A continuación, reproducimos la carta completa:

Carta abierta a los cineastas cubanos

Cineastas cubanos, anoche Amaury Pérez reiteró, profundizó y amplificó su ataque al sistema de relaciones productivas y creativas que, desde el ICAIC y bajo las disposiciones de sendos decretos leyes publicados en la Gaceta Oficial de la República de Cuba que reconocen la condición laboral del creador audiovisual como artista independiente y el derecho de esos creadores a constituir Colectivos de Creación Audiovisual, se está implementando en este momento.

En esta ocasión Amaury Pérez, no solo cuestionó al cine cubano que ejerce una mirada crítica sobre la sociedad, sino que también cuestionó al sistema de enseñanza y a las instituciones docentes (la FAMCA y la EICTV) que forman a las nuevas generaciones de creadores cinematográficos.

¿A qué responde esta cruzada del “espectador” Amaury Pérez contra el cine cubano? ¿Qué fuerza oscuras se ocultan detrás de la línea editorial de un programa que reitera los prejuicios de su conductor hacia las películas cubanas de los últimos años? ¿Cuándo y por qué se introdujo esta línea temática (la del cine cubano independiente o joven) en las entrevistas a Rafael Solís y a Lola Calviño? ¿A qué casualidad o causalidad responde que estos programas sean emitidos en el mismo momento en que el ICAIC y el ICRT realizan encuentros con los cineastas para naturalizar todo este proceso?

Es evidente que estas entrevistas, realizadas hace unos meses, están condicionadas por la impronta del momento en que fueron registradas, pero ¿por qué se les publica tal cual, cuando hoy se trabaja para recuperar la confianza entre las instituciones y los creadores a los que estás instituciones deben y tienen que representar?

Es perverso que un líder de opinión como Amaury Pérez, emita valoraciones sobre el cine cubano desde su condición de “espectador”, y que se atreva a poner en entredicho la opinión de su entrevistada Lola Calviño, cuando esta no responde como Amaury “espera” a los enunciados prejuiciosos que él induce como conductor del programa. Lola fue coherente y responsable con sus opiniones, y con la praxis cultural que aprendió en el ICAIC, junto a Julio y Alfredo, y en sus años de trabajo en la Escuela Internacional de Cine y Televisión de San Antonio de los Baños, pero sería ingenuo no pensar que para los espectadores habituales los criterios que prevalecen son los de Amaury Pérez.

Es paradójico que “Con dos que se quieran basta” un programa concebido, realizado, producido y emitido bajo el amparo de ICAIC y el ICRT termine atacando el sistema de relaciones que estas instituciones vienen instrumentando para legitimar y fomentar el desarrollo presente y futuro del cine y el audiovisual cubano. En otras palabras, si estas relaciones implican un acercamiento entre los creadores y las instituciones responsables de fomentar y garantizar la creación audiovisual, hay que decir claramente que el ataque sistemático de este programa de televisión a los cineastas independientes es también un ataque a las instituciones que actualmente tienden puentes de diálogo con ellos.

No se puede invocar a José Martí, a Alfredo Guevara, a Julio García Espinosa, y a Fernando Birri para generalizar prejuicios y demonizar a los jóvenes que hoy quieren vivir y hacer cine en Cuba.

La complejidad de la sociedad cubana no puede ser zanjada con artimañas de salón, artilugios conspirativos y actitudes de trinchera.

No se lo merece una nación empeñada en renovar su voluntad de emancipación y su independencia social, cultural y política.

Una verdad dijo Amaury Pérez:

los cineastas cubanos tenemos que levantar la vista de las circunstancias inmediatas en que vivimos y aprender a mirar hacia esa otra realidad que se cuece del lado de allá del río Almendares.

Enrique Álvarez
Centro Habana, 31 de julio de 2019.