Oficina de Coreos de Cuba. (Referencia).-

 

 

 

Redacción CiberCuba.-

—“Varias personas y clientes de Correos de Cuba en el extranjero que son miembros de nuestro grupo han criticado, cuestionado y reclamado -la mayoría con razón- la demora en la entrega en destino de los envíos postales y paquetería que llegan a Cuba”, ha indicado el administrador del citado grupo, que a continuación transcribió la respuesta que habrían recibido de Correos, tras el creciente número de quejas por el mal servicio de esa institución.

“Esta situación se ha presentado en el transcurso de este año, por las limitaciones que estamos teniendo con el combustible entregado a nuestra organización, lo cual tiene un impacto negativo directo en la calidad de los servicios”, habría indicado Jose Manuel Valido Rodríguez, Director de Comunicación Institucional Grupo Correos de Cuba, quien además es integrante de ese grupo de Facebook.

La nota de Rodríguez Valido añade que Correos “no está ajena al impacto que tiene el bloqueo”, que se ha recrudecido hasta convertirse en “una guerra económica contra Cuba”.

Alude a una persecución de Estados Unidos contra “las operaciones comerciales y las transacciones financieras” que intenta hacer Cuba en el exterior, y a la dificultad para adquirir insumos que se requieren para el funcionamiento de “los servicios vitales de la sociedad”.

La conclusión es que las demoras continuarán “aunque se irán aliviando y reduciendo los plazos en la entrega de los envíos del correo en destino, se mantendrán hasta tanto no se estabilice la situación del combustible”.

Desde hace mucho tiempo Grupo Empresarial Correos de Cuba (GECC) es centro de críticas en la Isla ¿Por qué las demoras en los envíos? ¿Por qué las cartas que nunca llegan? ¿Por qué los paquetes muchas veces están abiertos?

En octubre de 2018, los administrativos de esa entidad concedieron una entrevista online a Granma a partir de la pregunta de los internautas. Dijeron que la ineficiencia venía dada por la necesidad de “grandes inversiones, que en la actualidad ni el Grupo ni el Estado pueden asumir”.

En aquella oportunidad, la institución aludió también a falta de insumos y transporte, aunque Rodríguez Valido admitió entonces que hay factores como “los errores, las indisciplinas, y el debilitamiento moral que conduce a casos de corrupción y hechos delictivos”.