Control de Aduana Foto © Granma.-

Granma

—El gobierno de Cuba aumentará la vigilancia a los viajeros que entren y salgan del país con grandes cantidades de dólares y podrán proceder al decomiso del dinero, aunque sean motos permitidos bajo la regulaciones vigentes, según un decreto oficial.

“Cuando los funcionarios de la Aduana General de la República detecten personas naturales que de manera reiterada importen o exporten moneda libremente convertible, que haga sospechar que se trata de movimientos indebidos de capitales no relacionados con el flujo de viajeros, solicitan al pasajero información adicional sobre el origen o destino de los fondos y proceden conforme a lo establecido para el reporte de operaciones sospechosas a la Dirección General de Investigación de Operaciones Financieras del Banco Central de Cuba”, indica la Resolución 124/2020 del Banco Central de Cuba (BCC), publicada en la Gaceta Oficial el pasado 23 de septiembre.

La sospecha sobre la procedencia o fines del dinero de los viajeros implica que podrá aplicársele a las personas “la sanción de decomiso por la Aduana General de la República, sin perjuicio de las acciones civiles y penales a que hubiere lugar”.

El documento sugiere que las personas naturales que a su entrada al territorio nacional porten una cantidad superior a los $5.000 dólares estadounidenses o su equivalente en otras MLC en efectivo, cheques, letras de cambio, pagarés u otros instrumentos de pago o títulos de créditos utilizados en la práctica bancaria internacional, quedan obligados a declararlo a los funcionarios de la Aduana cubana, co,p venía ocurriendo hasta el momento.

Además, las personas naturales que exporten a su salida del país sumas superiores a la establecida, deben declararlo ante los funcionarios de la Aduana General de la República, mediante la presentación del documento que confirme su lícita importación.

La medida parece directamente dirigida a las llamadas “mulas”, que proliferaron en el país desde la ampliación del trabajo por cuenta propia, en 2010, aunque la resolución se justifica en el objetivo de “prevenir y evitar el uso del sistema bancario y financiero para actividades ilícitas, incluidas el lavado de activos y el financiamiento al terrorismo y a la proliferación de armas de destrucción masiva”.

 “Esta resolución se sustenta en una arbitrariedad absoluta y es un adefesio jurídico en función de controlar la circulación de los dólares”, dijo a CiberCuba el abogado Sergio Comas, analista de asuntos cubanos.

Comas consideró que en momentos en que Cuba necesita urgentemente una inyección de dólares, el gobierno se dedique a instruir a su Aduana para sospechar de los viajeros y la procedencia del dinero en efectivo que entran o sacan del país.

“No solo es una medida arbitraria que dará poderes inusuales a los aduaneros para tomar decisiones a partir de sus criterios, sino que también abre las compuertas a la corrupción, porque nadie descarta que comiencen las componendas para sobornar a los controladores y mover mayores cantidades del dinero permitido”, comentó el analista.

Aunque las fronteras cubanas permanecen cerradas desde el pasado 24 de marzo a causa de la pandemia, la resolución sienta las bases para arreciar los controles sobre la circulación de dólares en el momento que se reinicien los vuelos internacionales y se reactiven los negocios asociados al cuentapropismo.

La resolución entrará en vigor el 23 de octubre, una fecha en la que se prevé comiencen a reanimaerse el tráfico aéreo internacional desde y hacia Cuba.

Pero también pudiera apuntar al momento aun indeterminado, pero cercano, en que se produzca la unificación monetaria del país, un proceso que debe dejar como moneda circulante el peso cubano (CUP) al cambio del dólar estadounidense como referencia principal.

La resolución señala que el presidente del BCC podrá autorizar a las personas naturales que soliciten exportar sumas superiores a la establecida, previa presentación por el interesado de documentos que acrediten su lícita adquisición.

En cuanto a las personas naturales extranjeras residentes temporales en el país con permiso de trabajo que perciban ingresos en MLC, pueden remesar, vía bancaria, MLC al exterior, y para exportar en efectivo cantidades superiores a cinco mil dólares estadounidenses (5000 USD) o su equivalente en otras MLC deben presentar ante los funcionarios de la Aduana el documento que confirme su lícita importación o la autorización de exportación del Banco Central de Cuba.