DDC, La Habana 

—Autoridades reunidas este martes en la tarde informaron que Cuba entró en “fase de trasmisión autóctona limitada” de Covid-19, según publicó el sitio oficial Cubadebate.

Miguel Díaz-Canel Bermúdez y el primer ministro, Manuel Marrero Cruz, dieron seguimiento al plan aprobado por el Gobierno cubano para la prevención y el control del nuevo coronavirus en la Isla, donde ya se han confirmado 396 casos y 11 fallecidos.

Esta etapa se declara “cuando se confirman casos en los que no se ha podido establecer nexo con viajeros procedentes de zonas afectadas y están limitados a conglomerados pequeños en localidades o instituciones del país”, dijo el ministro de Salud Pública, José Ángel Portal Miranda.

Los eventos activos de trasmisión local están en Consolación del Sur, Pinar del Río; Florencia, en Ciego de Ávila; Florida, en Camagüey; y Gibara, en Holguín; los que suman 33 casos.

Al respecto, Díaz-Canel señaló que muchas de las medidas correspondientes a esta etapa ya fueron adelantadas en la anterior fase pre-epidémica.

“Ahora vamos a plantear como nueva decisión que todos los lugares donde exista trasmisión local pasen a cuarentena, por lo tanto, el Estado Mayor Nacional de la Defensa Civil tiene que dar todas las indicaciones a los Consejos de Defensa”, ordenó.

“(…) Tenemos que criticar a aquellos que siguen renuentes a acatar la disciplina imprescindible para mantener la curva de la enfermedad lo más plana posible. Sé que hay muchas personas que confían en que va a aparecer de pronto la vacuna y que con ella se van a resolver las cosas”, dijo el gobernante.

Díaz-Canel llamó “enjambre anexionista” a usuarios de redes sociales a los que acusó de estar “tratando de sembrar incertidumbre y pánico”.

“Y vamos a vacunarnos también contra la desinformación y la neurosis que pueden generar las falsas noticias que están circulando en las redes, en los avisos apocalípticos”, señaló.

“Nosotros queremos ratificar una vez más que nuestro país dispone de una poderosa red de medios públicos de comunicación social que en estos días han demostrado su profesionalidad, su pasión y su consagración absoluta al oficio de informar y al deber de aliviar las lógicas ansiedades que tiene nuestro pueblo en este momento”, dijo a la prensa oficial, en poder del Estado.

Ante las denuncias de opacidad en las estadísticas oficiales, Díaz-Canel defendió que su Gobierno “está cumpliendo con su responsabilidad de ofrecer a través de esos medios toda la información disponible, con inmediatez, transparencia y sin alarmismo. Basta ya de estar creyendo en aquellos que constantemente están tratando de poner en duda la veracidad de lo que se está dando. Nosotros no estamos escondiendo ningún caso, aquí todos se han informado limpiamente, en el momento en que se han producido”.

Medidas en la nueva fase

A partir de la etapa de “trasmisión autóctona limitada en la que entra el país”, el primer ministro, Manuel Marrero Cruz, se refirió a un nuevo conjunto de medidas para facilitar el aislamiento social.

Mencionó la suspensión de la venta de bebidas alcohólicas para consumir en centros gastronómicos, aunque se mantendrá el expendio para llevar. Esos centros cerrarán el servicio de salón y elaborarán alimentos solo para consumir fuera de los recintos en un intento por evitar así la aglomeración.

También se reordenará la transportación urbana de pasajeros, limitando la cantidad de personas por ómnibus, para mantener el adecuado distanciamiento.

Marrero Cruz dijo que se realizará un análisis sobre las actividades laborables del país que no resultan imprescindibles para determinar entonces su cese, manteniendo las de mayor impacto en la economía nacional, como la producción de alimentos.

El primer ministro advirtió de que las autoridades actuarán con más rigor en el enfrentamiento a las ilegalidades y las conductas que en medio de la pandemia ponen en riesgo la vida de las personas.

En la reunión, se expuso el caso particular de Ciego de Ávila, donde existe una situación complicada con 48 enfermos confirmados de Covid-19 y específicamente 12 en el municipio de Florencia.

Al respecto, Díaz-Canel criticó “la irresponsabilidad de un grupo de personas que realizaron una fiesta cuando estaba prohibido”.

Esas son las cosas que están pasando en la vida real, comentó. De ahí el llamado, nuevamente, a la disciplina. “Cada uno, dependemos de todos”, reiteró.