Betsy Díaz Velázquez, Ministra de Comercio Interior. Foto 5 de septiembre.

 

La ministra cubana incluso aseguró que “hubo un buen verano, en el que no faltaron mercancías básicas como arroz, frijoles, pollo, aceite”

 

“El país presenta una situación de total normalidad en lo referente al abastecimiento de la mayoría de los productos esenciales que necesita la población”, reza la nota del medio de prensa del Partido Comunista de la Isla.

En la entrevista que dicha funcionaria concedió a Granma, Díaz Velázquez asegura que el Gobierno “ha realizado un gran esfuerzo para garantizar la canasta básica y otros productos también imperiosos para la familia”.

Durante una visita a la provincia de Villa Clara, la ministra cubana dijo con total seguridad que “hoy contamos con los aseguramientos necesarios que nos permiten afirmar que habrá una estabilidad en los abastecimientos”.

A esto agregó de que “aún en estas circunstancias de escasez de combustibles, la dirección del gobierno ha priorizado la adquisición de productos, que hoy se encuentran en los puertos, los almacenes y los frigoríficos”.

Betsy Díaz Velázquez no lo dejó ahí, y afirmó que “hubo un buen verano, en el que no faltaron mercancías básicas como arroz, frijoles, pollo, aceite y pescado que se incorporó a la oferta, primero a 20 pesos la libra y rebajado ahora a 15, tras escuchar el sentir del pueblo; al igual que la salchicha, controlada inicialmente y después liberada”.

Sin embargo, las quejas de los cubanos ante la escasez de comida, las colas para comprar productos y la falta de transporte para movilizarse, empeorada por la crisis energética ofrecen una realidad muy distinta a la que la ministra Díaz Velázquez se refiere.

Esta funcionaria incluso celebró la posibilidad que hubo este año de llevar huevos a “zonas suburbanas y rurales, donde no se expendía este alimento”.

Y ante la queja de la población por el déficit puntual de alimentos en “determinados lugares”, Díaz Velázquez justificó a Granma “que podía ser posible debido a que hay productos (…) que a veces se agotan con rapidez y no siempre existe el transporte y el combustible para garantizar su reposición inmediata”.

“Tal situación ha motivado tomar otras medidas como ubicar los artículos más demandados en sitios más cercanos a la población y a los mercados, o buscar tiendas con mayor capacidad de recepción desde donde puedan distribuirse esos productos utilizando medios alternativos”, dijo.

No hay jabón en muchos lugares de la Isla, pero esta vocera del régimen les dijo a los cubanos que “la normalidad” llegará en los “meses venideros”.