Con la Revolución, los periodistas dejaron de servir al pueblo para representar los intereses del poder. Consecuentemente, desapareció la crónica roja.