La oposición llama ciberclaria a los ‘trolls’ que apoyan al Gobierno cubano. (Observatorio Cubano de Conflictos).-

 

El ingeniero informático Raúl Danglade monitorea las redes en busca de perfiles falsos.

—Raúl Danglade, un ingeniero informático cubano formado en la Universidad Internacional de la Florida (FIU), ha pasado el último mes dedicado a identificar en Twitter cuentas falsas de apoyo al Gobierno y, hasta la fecha, ha logrado ubicar más de un centenar.

Su página, Las ciberclarias.com, documenta los perfiles que emiten propaganda política, difunden noticias falsas y fomentan la desinformación en distintos asuntos relacionados con Cuba. La plataforma fue programa en su totalidad por él y está constantemente a la búsqueda de datos sobre estas cuentas.

“Siempre está escaneando en Twitter a través del API proporcionado por Twitter por hashtags como #DeZurdaTeam #SomosContinuidad o #CubaSalva”, cuenta a 14ymedio. El programa, explica, agrega todas las cuentas que apoyan y promueven estas etiquetas y almacena sus datos generales, como fecha de creación, cantidad de seguidores, a quiénes siguen, su localización y publicaciones. Después, recopila todas las imágenes de la cuenta y hace una búsqueda para identificar dónde se ha publicado antes.

“Siempre está escaneando en Twitter a través del API proporcionado por Twitter por hashtags como #DeZurdaTeam #SomosContinuidad o #CubaSalva”

Danglade puntualiza que estos datos le permiten medir la ubicación desde la que están siendo impulsados estos hashtags y saber cuánto tiempo de vida tienen estas cuentas fantasmas.

El ingeniero advierte, además, que el sitio permite a los usuarios también hacer denuncias sobre este tipo de cuentas y adjuntar evidencias. “No tengo ningún interés en monetizar el sitio, y hasta el día de hoy está siendo financiado por mí”, concluye.

La idea surgió tras la participación del secretario general de la Organización de los Estados Americanos (OEA), Luis Almagro, en el programa en Youtube de Alexander Otaola el pasado mayo. En aquel momento se filtró un documento con la “orientación” de boicotear la transmisión en vivo.

“La orientación tenía instrucciones detalladas por plataforma, qué hashtag impulsar y hasta la hora de comenzar”, recuerda el ingeniero, al que asaltó la curiosidad de saber qué infraestructura se empleaba para hacer este trabajo. “Qué cuentas publicaban esto, si eran cuentas con contenido ‘orgánico’ o como me sospechaba, cuentas falsas”, repasa.

Según sus observaciones, existen dos tipos de cuentas. “Están las que utilizan un símbolo patrio o alguna foto de Fidel, Raúl o el Che, además de una biografía revolucionaria redundante” y otras que usan “fotos de personas que simplemente no lucen cubanos”.

En Cuba se conoce como ciberclarias a los trolls oficialistas en recuerdo a la especie de pez introducido en la Isla en los años 90 que se caracteriza por su capacidad de supervivencia enterrándose en el fango y alimentándose de cualquier cosa

En Cuba se conoce como ciberclarias a los trolls oficialistas en recuerdo a la especie de pez introducido en la Isla en los años 90 que se caracteriza por su capacidad de supervivencia enterrándose en el fango y alimentándose de cualquier cosa. Está considerado un animal dañino que supone un grave problema medioambiental en los ríos y lagos de la Isla.

También el que se dedica a atacar y difamar de opositores, se hace eco de campañas de difamación creadas por la Seguridad del Estado contra disidentes y denigra el trabajo de la prensa independiente es calificado como ciberclaria por los opositores. En fechas señaladas, también boicotea etiquetas de la sociedad civil, como las relacionadas con el 10 de diciembre, Día de los Derechos Humanos.

Aunque inicialmente el Gobierno cubano tildó de “tecnologías creadas por la CIA” a plataformas como Twitter y Facebook, con el paso de los años comenzó a utilizar estas redes. La mayoría de los ministros que componen el gabinete de Miguel Díaz-Canel se han abierto cuentas en la red del pájaro azul, donde publican muy a menudo.