Camión con productos agrícolas para su distribución en Cuba. / RADIO REBELDE.-

El gobernante dice que la distribución y comercialización de alimentos a nivel local puede funcionar de otra forma.

 

DDC, La Habana 

—Miguel Díaz-Canel pidió en una reunión sobre la crítica producción de alimentos en Cuba una estructura distinta al monopolio estatal Acopio para la distribución y venta de los productos agropecuarios, sobre todo a nivel local.

“Una de las cosas que tiene que quedar claro en la política que estamos diseñando para enfrentar la crisis es los mecanismos de distribución y comercialización de los productos agropecuarios”, dijo.

“Y de eso hay que hacer un diseño lugar por lugar. Y yo sigo insistiendo en que la única forma no tiene que ser por Acopio. Hay que crear otras estructuras”, añadió.

El gobernante puso como ejemplo un batey azucarero. “Que hay estructuras productivas, que van a producir la comida ahí, ahí lo que hace falta cuatro o cinco gente en una estructurita pequeña, que son los que se van a encargar de gestionar con los productores, comprar y ponerlo en el mercado, y esa actividad se sostiene con ingresos y tienen entonces que pagar un grupo de impuestos por la comercialización y eso es muy local”, abundó.

Según el gobernante se trata de producciones locales que no se pueden concebir desde una provincia, ni siquiera desde un municipio.

“Hay otras estructuras que tendrán que trabajar en otro sentido para sectores más estratégicos, para la gran capital provincial, para los centros más urbanos”, abogó.

En Twitter, Norges Rodríguez, bloguero y cofundador de YucaByte, alertó sobre el entusiasmo de algunos por las declaraciones de Díaz-Canel en una cronología de una década sobre el desastre de Acopio.

“Veo por ahí a algunas personas entusiasmadas porque Díaz-Canel ha insinuado que se acabará el monopolio de (…) Acopio. Pero como yo tengo buena memoria les recuerdo que esta historiara larga”, escribió.

“En 2010 Armando Nova, del Centro de Estudios de la Economía Cubana (de la Universidad de la Habana), recomendó ‘reducir Acopio al mínimo y reemplazarlo por la libre oferta y demanda'”, recordó.

“Ese mismo año (2010) Raúl Castro mencionó en uno de sus discursos a Acopio. Derogaron, hace una década, 36 resoluciones del Ministerio de Finanzas y Precios relacionadas con precios de productos agropecuarios”, añadió.

En 2011 nuevamente Finanzas y Precios transformó el vínculo del productor agropecuario con Acopio, esta vez para vender directamente, pero al sector turístico.

En 2014 Acopio también sufrió “transformaciones” que, según el Gobierno, mejorarían la situación. Ese mismo año 2014 comida para La Habana se echó a perder y terminó alimentando a los puercos porque Acopio no la recogió. La historia fue recogida entonces por el periódico Juventud Rebelde.

Proponían, también en 2014, “restablecer y consolidar a la empresa Acopio”. El mismo periódico se hacía eco de “disminuir intermediarios, restablecer y consolidar” el monopolio agropecuario.

En 2015 cambiaron los precios que establecía la empresa y en 2016 insistían en despojarse del Acopio “incumplidor y de negativa reputación”, según Escambray.

Sin embargo, en 2017 decían que Acopio se reanimaba y “tan reanimada estaba la cosa”, apuntó el tuitero, que toneladas de mangos se echaron a perder y volvieron a ser comida de cerdos.

De acuerdo con la selección de Norges Rodríguez, si el año 2017 fue el de la “reanimación”, el año 2018 fue entonces el de la “resurrección” y terminó Acopio presentado por la prensa oficial como “protector del pueblo”.

En 2019 Granma catalogó a la empresa estatal como una estructura en “reordenamiento y revitalización”.

Rodríguez cerró su cronología así: “Y llegamos a 2020… una década es ahora mismo un tercio de mi vida. O sea, no jueguen más, no administren más. Váyanse (porque además nadie los puso ahí) y denle el timón a otros que sepan lo que hacen y que se deban realmente al pueblo”.

El economista Pedro Monreal agregó un material propio de hace dos años donde le llamó “burocracia incombustible” al sistema de Acopio.

Raydel Vergara comentó sobre la propuesta de Díaz-Canel: “(…) una estructurita pequeña de cuatro o cinco personas, para comprar y poner en los mercados. Eso existe ya… las comisiones de contratación municipales y tampoco funcionan. Mercados privados y productores vendiendo directo. Esa es la solución”.

Yunier Saborit, hijo de campesinos, señaló que desde que tiene uso de razón escucha hablar horrores de “Acopio”.
“Ya tengo 41 y sigue la reestructuración de ‘Acopio’… Tenemos uno de los Ministerios más grandes para la Agricultura y todos los años es el mismo cuento ‘hay que producir…'”, concluyó.

Según el agrónomo cubano Fernando Funes-Monzote, “la agricultura cubana no necesita producir más alimentos”, porque “el 50% de lo que hoy se cultiva se pierde antes de llegar al consumidor” por culpa de monopolios como Acopio.