El ‘diplomático’ cubano en la Embajada de Cuba en Uruguay. CAPTURA DE PANTALLA.

 

Un presunto empleado de la Embajada de Cuba en Uruguay ataca a un grupo de manifestantes.


DDC, Montevideo.-

—Un supuesto funcionario de la Embajada de Cuba en Montevideo, capital de Uruguayatacó a un puñado de cubanos que hicieron un homenaje este sábado ante la sede diplomática de La Habana en ese país al preso político recién fallecido en una cárcel de Camagüey Armando Sosa Fortuny.

De acuerdo con el testimonio de algunos de los participantes en el homenaje al exprisionero político más antiguo de la Isla, los convocados se reunieron en la acera ante la sede, colocaron una ofrenda floral en memoria de Sosa Fortuny y exigieron la libertad del líder de la Unión Patriótica de Cuba (UNPACU), José Daniel Ferrer.

Martín Elgue, director de la Unidad Nacional de Seguridad Vial de Uruguay, quien participó en la acción, compartió dos vídeos del suceso en su perfil de Twitter y explicó que al terminar “el homenaje de Sosa Fortuny en la Embajada del régimen comunista cubano, con insultos claramente discriminatorios, funcionarios de la Embajada nos despidieron amablemente”.

A pesar de la ironía de Elgue, lo que se observa en el segundo vídeo es a un sujeto que se acerca por la acera a la puerta de la sede diplomática, recoge el atril de la ofrenda floral que está en el suelo y lo arroja en dirección a quienes lo graban.

El individuo, oculto tras una gorra y unas gafas oscuras, provoca verbalmente y grita ofensas a los observadores, hasta perderse en el interior de la residencia.

“El totalitarismo los desborda, aún fuera de sus fronteras. (…) Los represores cubanos creen que están en su país y no les gusta que uno le diga la verdad en su cara”, comentó Elgue.

El vídeo, que fue compartido en varios perfiles de Twitter, ha provocado disímiles comentarios. Entre ellos, Erika Guevara-Rosas, directora para las Américas de Amnistía Internacional, escribió: “Ya ni en otro país donde sí se respeta la libertad de expresión, el pueblo cubano puede manifestarse. Ojalá que un día cercano podamos ver las calles de La Habana y otras ciudades cubanas inundadas de personas manifestándose y demandando derechos y rendición de cuenta.”