Francisco Verona Santana. (UNIVISIÓN 23).

 

“Yo conspiré contra el Gobierno comunista cubano, caí preso tres veces, me condenaron, y me soltaron por la negociación que hubo con el Gobierno americano. El Gobierno americano me sacó de la cárcel y me trajo con un parole. Me vine a hacer residente a los 20 años de estar aquí”, explicó.

 

 

DDC | Miami.-

—El Servicio de Ciudadanía e Inmigración de Estados Unidos (USCIS, por sus siglas en inglés) ha negado la ciudanía al exprisionero político cubano Francisco Verona Santana, de 83 años, quien lleva 40 años en el país, informa Univisión 23.

Curiosamente, Verona Santana llegó a Estados Unidos en el año 1979, como parte de un acuerdo humanitario entre la Administración de Jimmy Carter y el Gobierno cubano. Cumplió seis años de prisión en la Isla por conspirar contra el régimen de La Habana, según el reporte.

“Yo conspiré contra el Gobierno comunista cubano, caí preso tres veces, me condenaron, y me soltaron por la negociación que hubo con el Gobierno americano. El Gobierno americano me sacó de la cárcel y me trajo con un parole”, relató el anciano.

Añadió que no se había hecho ciudadano porque creía que con el parole podía vivir toda la vida en Estados Unidos. “Me vine a hacer residente a los 20 años de estar aquí”, explicó.

Después de cuatro décadas, decidió aplicar para la ciudadanía. Tras dos años de espera y una entrevista —que describe como un interrogatorio en el que se sintió como un delincuente—, aprobó el examen.

Sin embargo, Inmigración le notificó más tarde que no es elegible para la ciudadanía porque no pudo probar buen carácter moral.

Según Verona, Inmigración le pidió algo absurdo: documentación que pudiera sustentar su crimen por conspirar contra el Gobierno cubano. Al no poder obtener la documentación de La Habana, su caso fue denegado.

“Yo aquí en este país lo único que he hecho es trabajar mucho y criar una familia”, dijo. Agregó que en Estados Unidos tiene un récord limpio.

Señaló que acudió a los congresistas Marco Rubio y Mario Díaz-Balart, pero ninguno —dijo— se interesó por su caso.

“Yo quiero morirme siendo ciudadano de Estados Unidos, como lo son todos en mi familia”, afirmó Verona Santana y aseguró que lo seguirá intentando.

Univisión 23 indicó que trató de contactar con USCIS en busca de información sobre la situación de Verona Santana, pero los funcionarios respondieron que, debido a sus políticas de privacidad, no pueden comentar sobre casos específicos.