Photo: Cola de ciudadanos que esperan la llegada de alimentos en Cuba. 

—-Hay que tener fe que todo llega, decía Consuelito Vidal
en un anuncio jabonero de la televisión cubana en 1958.—-

Por: Roberto A San Martín
Alimentos básicos, como el huevo y el pollo, desaparecen de los mercados y, cuando se anuncia su llegada, se hacen colas infinitas que pueden durar más de un día y obligan a personas con dificultades físicas a pagar por un sitio con el fin de alcanzar el alimento.
Puede suceder en cualquier sitio del país. Una muestra es lo ocurrido en el mercado ”La isla de Cuba”, en la tienda Panamericana de Monte y Aguila, o en el Ten Cent de Monte, donde aparecieron personas de lugares tan lejanos como La Lisa, El Cotorro o Guanabo para poder comprar los alimentos.
En el otro extremo de la isla el rapero David Rodríguez Nápoles posteó en Facebook un video de una cola donde varios ciudadanos tratan de arrebatarse las bolsas de pollo en medio de gritos y disputas. “Miren cómo está mi Guantánamo para la gente poder alimentarse”, escribió en el post.
Aunque esto no es lo que sucede en el país según lo que expone en Granma, el órgano oficial del Comité Central del Partido Comunista de Cuba, el viceministro del sector agrícola, Maury Echevarría Bermúdez, en la edición del 25 de mayo de 2019 donde explica que ”en el último año se concretó la creación de la empresa mixta Tropical Contramaestre S.A. para la producción y procesamiento de frutas y vegetales, con destino al turismo, el mercado interno y la exportación”.
Además, ”se elaboran los proyectos de negociación con tres empresas mixtas -y una de capital totalmente extranjero- para la producción de pollo en Pinar del Río, Mayabeque, Artemisa y la Zona Especial de Desarrollo Mariel, lo cual contribuirá a sustituir importaciones y a estabilizar la presencia en el país de ese demandado producto”, agregó el funcionario.
Para el cubano de a pie, esto no es más que fuente de comedia. En las calles se repite la pregunta de ”cuál es el animal con la cola más larga” y la respuesta es: el pollo.
Es que lo que se escucha, más allá de las bromas, es la desesperación que se vive en el territorio nacional para comprar comida. Porque la respuesta para la pregunta hecha por Iván Valdés Permuy, mejor conocido como “Listillo Cubano”, a los transeúntes en un nuevo video grabado en las calles capitalinas: ”¿qué van a comer ahora que se han extinguido el pollo y el cerdo”, no puede ser ”las croquetas”, pues según ha escrito el periodista José Alejandro Rodríguez de Juventud Rebelde en una crónica titulada “Croquetas explosivas”; Zenia Hernández, compró unas croquetas en un establecimiento estatal en La Habana que, cuando las estaba friendo, comenzaron a saltar hasta pegarse al techo de la cocina por lo que sufrió varias quemaduras.
Calma. No hay que preocuparse porque ”se encuentran también en fase de negociación otros cuatro proyectos para la producción de carne de cerdo, a través de empresas mixtas en las provincias de Cienfuegos, Villa Clara, Mayabeque y Artemisa”, también lo asegura viceministro Echevarría Bermúdez.
Entonces, mientras se cumple esa promesa, el precio de la carne de cerdo se eleva a la
estratósfera, las colas del pollo y el huevo se multiplican y los niños pequeños siguen siendo una solución para quienes no pueden hacer las largas filas claro, siempre que puedan disponer de un CUC para pagar el precio del alquiler de los infantes a las madres que necesitan ese dinero poder pagar el precio creciente de la carne de cerdo.
Hay que tener fe y esperar porque al respecto el gobernante designado, Miguel Díaz-Canel destacó ”los resultados que se han logrado con los esquemas de exportación del tabaco, el carbón vegetal y la miel de abeja, que pudieran servir de referencia para el trabajo con otros productos”. Quizá los ”otros productos” sean productos alimenticios…
El Ministerio de la Industria Alimentaria –según detalló su ministra Iris Quiñones Rojas– ”tiene como proyecciones para este año continuar el proceso inversionista de la empresa mixta Nescor S.A., destinada a la producción de café, galletas y productos culinarios; asimismo, iniciar el de Comital S.A. para la producción y comercialización de pastas frescas” y ”también debe comenzar en 2019 la ampliación de la empresa mixta Lefersa, mediante la cual se incrementará la producción de levaduras hasta 3 000 toneladas al año”.
Todo puede resultar menos terrible si el cubano en cuestión tiene FE -con mayúsculas que no quiere decir que ”crea en la promesas de los gobernantes y espere que se cumplan”, sino que tenga FE que es igual a: F ”amiliares en el” E ”xtranjero” lo cual puede ayudar a solucionar las carencias causadas por la ineficiencia del gobierno comunista cubano.
Fuentes: Granma, Juventud Rebelde, CIBERCUBA.