La demanda en los hogares se ha disparado y no se compensa con la caída de los grandes consumidores. (EFE).-

 

Con hoteles cerrados y transporte reducido, España baja el gasto pero Cuba lo sube

 

La Habana | .-

—El consumo energético ha aumentado de forma atípica en Cuba durante el confinamiento. Con el incremento del tiempo que los ciudadanos permanecen en sus hogares, el consumo eléctrico nacional ha subido un 10% a pesar del cierre de algunas empresas y grandes instalaciones hoteleras.

“Aunque sectores como el turismo y otros no esenciales estén detenidos, eso apenas representa un decrecimiento del 3% en el consumo. Esa cifra no compensa el incremento visto en el consumo de los hogares cubanos”, aseguró ayer en Mesa Redonda el ministro de Energía y Minas, Liván Arronte Cruz.

Según Elaine Moreno Carnet, directora general de la Oficina para el Uso Racional de la Energía, crece el consumo en el sector residencia al mismo tiempo que los grandes consumidores mantienen sus actividades habituales, especialmente las acerías, la industria ligera y química, las fábricas de cemento, la agricultura, el níquel y el petróleo.

Según Elaine Moreno Carnet, directora general de la Oficina para el Uso Racional de la Energía, crece el consumo en el sector residencia al mismo tiempo que los grandes consumidores mantienen sus actividades habituales

El economista cubano Elías Amor, residente en España, expresa su extrañeza ante las justificaciones oficiales. “Nadie explicó que, por la misma razón, el consumo de electricidad en empresas congeladas y paralizadas, en hoteles y en establecimientos del sector presupuestado ha debido caer en picado desde el inicio del confinamiento. Cabría pensar que dichos consumos deberían complementarse e incluso, aparecer un excedente, ya que la industria, sin ir más lejos, es más intensiva en consumo que las familias”.

El argumento coincide con el comportamiento eléctrico de España, donde la caída de los grandes consumidores en marzo fue de un 8,2%. La demanda eléctrica se redujo entre el 5% y el 10% en los siete primeros días del estado de alarma y, a pesar del aumento del consumo en los hogares, la caída en servicios e industria llevaron al fuerte descenso durante la primera semana de confinamiento, si bien en este país el confinamiento ha sido estricto y la paralización casi total, excepto en sectores esenciales.

El ministro sostuvo ayer que el Gobierno se ha centrado en asegurar el consumo en hospitales o centros de aislamiento, así como en actividades esenciales y algunas que se necesitan específicamente en estos momentos, como la producción de carbonato de calcio y sal, imprescindibles para la industria del aseo, y el cloro o hipoclorito de sodio.

“Se cumplen los planes vinculados al níquel, mientras se sobrecumple la producción de petróleo nacional, se mantiene el trabajo en las minas y continúan estables las refinerías”, explicó el ministro. Añadió que hay obras de mantenimiento en varias unidades generadoras para dar mayor estabilidad al sistema electroenergético nacional.

“La generación de electricidad en Cuba funciona de forma estable, sobre todo por el esfuerzo realizado para mantener la generación y evitar los apagones, en medio de difíciles condiciones impuestas por el bloqueo de Estados Unidos y la elevación del consumo en los hogares a raíz del necesario aislamiento social”, indicó,sin olvidar la obligada referencia a la supuesta responsabilidad de Washington.

El ministro admitió que el fuerte peso del diésel es un lastre para la economía, porque es caro y se utiliza para generar más energía en los picos de más demanda. “Si necesitamos más diesel que el planificado, eso conspira contra otras actividades de la economía, como el transporte”, agregó antes de invocar nuevamente al ahorro y aunque el transporte está en gran parte paralizado.

Armando Cepero Hernández, director general de la Unión Eléctrica de Cuba, restó importancia a los apagones que se han producido en las últimas semanas y aseguró que son consecuencia del aumento de las cargas originadas por la permanencia de más personas en los hogares, a lo que se ha unido el esfuerzo para refrigerar estancias por el calor de los últimos días.

El funcionario recordó que las oficinas para pagar la electricidad están cerradas pero es posible hacer el pago de forma electrónica si se quiere evitar la acumulación de facturas

El funcionario recordó que las oficinas para pagar la electricidad están cerradas pero es posible hacer el pago de forma electrónica si se quiere evitar la acumulación de facturas. Para quienes no lo realicen, el cobro se realizará cuando la situación epidemiológica mejore.

Moreno Carnet instó a las empresas y a los hogares a consumir de forma responsable, más especialmente a mediodía, cuando se están produciendo mayores picos de demanda.

Para el economista Elías Amor, a los problemas de producción de energía en Cuba se añade el pésimo estado de las redes aéreas y líneas que causan continuas averías, como consecuencia de la falta de inversiones. “Sin embargo, (…) la culpa,en caso de que ocurran los inevitables apagones, es de los cubanos, que se dejan la puerta del refrigerador abierta o no apagan la bombilla. Los dirigentes nunca son responsables de las decisiones que toman, o que no toman”.