Las autoridades cubanas están estableciendo un tope a los precios de los productos y servicios que ofertan los negocios privados, después de regular los de los comercios del Estado.

La medida, que está siendo aplicada en las provincias cubanas, controla desde el precio minorista de las bebidas enlatadas que los “cuentapropistas” adquieren en la red comercial estatal, a un precio al que el Estado aplica un margen de ganancia de más del 200%, hasta el de un corte de pelo en las barberías privadas.

Con esta medida se busca no afectar los ingresos de los trabajadores por cuenta propia y al mismo tiempo mantener precios asequibles a la población. #LasTunas#Cuba@istvanojeda@RLPuertoPadre@26deLasTunas@YenimaD@migueldn21@alibarrios1@JaimeErnestoChttps://t.co/wna3xWd8c7

— Tiempo21 (@tiempo21cuba)

En Las Tunas, el Consejo de la Administración publicó un listado de productos y sus precios máximos, alegando que con esa medida “se busca no afectar los ingresos de los trabajadores por cuenta propia y al mismo tiempo mantener precios asequibles a la población”.

La disposición, publicada también en medios oficiales locales, pretendería evitar “la posible especulación e inflación a raíz del anunciado aumento salarial al sector presupuestado y a los pensionados”, aseguró el Gobierno.

El anunció aclaró que además se busca “poner fin al desmedido aumento que han tenido en los últimos meses varias actividades ejercidas por esta parte del sector no estatal, lo cual ha sido cuestionado y criticado por la población, ya que hasta la fecha estas situaciones no habían sido enfrentadas.”

De acuerdo con las autoridades, los refrescos nacionales enlatados de 330 mililitros no pueden venderse por encima de los 15 pesos (CUP); una malta Bucanero, a 20; las cervezas nacionales marca Bucanero y Cristal, hasta 30; un pan con cerdo asado, hasta cinco; una pizza de queso, hasta siete; un corte de pelo normal para mayores de 11 años, a diez, por solo ofrecer algunos ejemplos.

A partir del primero de agosto entrará en vigor el tope de precio a bebidas en establecimientos privados de #PinardelRiopic.twitter.com/2sOvvfR4Mf

— TelePinar  (@TelePinar)

Con esto, y de acuerdo al listado, que cubre más de medio centenar de productos, sobre todo alimentos, disminuyen varios de los precios hoy vigentes, algunos de ellos (como una taza de café) a la mitad de su costo actual.

Una medida similar entrará en vigor en Pinar del Río, según reportó el canal televisivo local Tele Pinar.

Estas medidas vienen acompañadas por la creación de grupos especiales de inspectores de las direcciones municipales y provinciales de Finanzas y Precios y por un llamado a que la población denuncie alteraciones de lo dispuesto, para lo cual se habilitaron teléfonos y cuentas de correos electrónicos.

Tras el incremento salarial recién anunciado por el Gobierno cubano para una parte de los trabajadores estatales, este aseguró que habría un fuerte control de los precios minoristas.

El gobernante Miguel Díaz-Canel llamó con ello a evitar la “inflación”, durante una intervención trasmitida por la televisión estatal.

“Tenemos que controlar, no puede haber incrementos de precios en el sector estatal, ni de productos ni de servicios, y tampoco en el sector no estatal. Y lo vamos a discutir con el sector no estatal para que entienda”, dijo.

Díaz-Canel señaló que el incremento de los salarios “es para que la gente tenga, en las condiciones actuales, más posibilidades adquisitivas” y propuso que donde haya un incremento de precio la gente “denuncie y vamos a discutir y a defender esto para que de verdad tenga el efecto que necesitamos”.

A inicios del presente mes, el Ministerio de Finanzas y Precios publicó un listado de precios de 13 páginas en las que se incluyen todos los productos que se venden en CUC (que el Gobierno equipara al dólar) y en pesos (CUP), que puso coto a los precios, sobre todo de alimentos, pero también a los productos de aseo, electrodomésticos y materiales de construcción como cemento.

El organismo estatal dijo que se apoyará en “especialistas de diversas entidades administrativas” para hacer cumplir las regulaciones. La prensa oficial ha advertido que el Ministerio contará con poderes para privar de la licencia de comercio a los establecimientos estatales o privados que violen los listados de precios establecidos.

Finanzas y Precios también dedicó una página del listado a los precios máximos minoristas de productos agrícolas seleccionados, establecidos para su venta en los mercados agropecuarios estatales, pero que no aplican por el momento a los mercados agropecuarios de oferta y demanda.

Ante el desabastecimiento generalizado que golpeó recientemente a la Isla, los precios se dispararon. Una libra de carne de cerdo llegó a costar entre 70 y 80CUP. Enormes colas de desencadenaron en las tiendas en CUC cuando las abastecían de pollo o salchichas.

Uno de los chivos expiatorios favoritos del Gobierno cubano ante los períodos de escasez han sido tradicionalmente los vendedores privados, a quienes la prensa oficial acusa de la carestía sin señalar al propio tiempo la ineficacia de un sistema económico incapaz de sostener las ofertas de productos y servicios en el tiempo.