Ernesto Soberón Guzmán, representante de la Cancillería cubana. | Foto © Granma.-

La Conferencia ‘La Nación y la Emigración’ solo incluirá a los cubanos residentes en el exterior que se oponen al embargo.

 

 

Se calcula que en la primera década del castrismo llegaron a Miami más de 400.000 cubanos. (EFE)
Se calcula que en la primera década del castrismo llegaron a Miami más de 400.000 cubanos. (EFE).

—Las autoridades cubanas han convocado a los emigrados que “respetan, aman a Cuba, la defienden libre e independiente y se oponen activamente al bloqueo” estadounidense a la IV Conferencia La Nación y la Emigración, que se celebrará en La Habana entre el 8 y el 10 de abril. El anuncio se produce con antelación, a cuatro meses del encuentro, y coincidiendo con la campaña promovida por parte del exilio de cortar temporalmente las remesas a la Isla para dañar al Gobierno.

El canciller, Bruno Rodríguez, difundió la convocatoria en Twitter poco después de que el presidente Miguel Díaz-Canel lo expresara en un encuentro con cubanos en Argentina, donde desarrolla una visita oficial enmarcada en los actos por la toma de posesión de Alberto Fernández como nuevo jefe de Estado. “Damos continuidad así a la política iniciada por nuestro líder Fidel Castro con el Diálogo del 78”, añadió el responsable de Exteriores en la red social.

La realización de la conferencia, para Rodríguez, “muestra que el fortalecimiento de los vínculos con nuestros nacionales en el exterior es un proceso continuo e irreversible”

La realización de la conferencia, para Rodríguez, “muestra que el fortalecimiento de los vínculos con nuestros nacionales en el exterior es un proceso continuo e irreversible”.

La información fue ampliada por Ernesto Soberón Guzmán, director general de la Oficina de Asuntos Consulares y de Atención a Cubanos Residentes en el Exterior. “Muchos de los cubanos residentes fuera del país están asociados a 166 organizaciones existentes en 79 naciones, desde donde defienden la soberanía de su patria y se pronuncian en contra del bloqueo”, dijo el funcionario dejando claro quiénes podrán participar.

En las redes sociales, muchos exiliados reaccionaron criticando la utilización que las autoridades hacen de los emigrados, de cuyos envíos de dinero se nutren esencialmente las arcas del Estado.

El periodista independiente Boris González atribuyó el anuncio precisamente al boicot promovido contra las remesas. “Anuncia de manera sorpresiva Díaz-Canel, en Argentina, la Cuarta Conferencia La Nación y la Emigración, un cadáver que el castrismo anima toda vez que está con el agua al cuello. En vísperas del boicot convocado en Miami, el castrismo se pone su careta de flexible”, escribió en su perfil de Facebook.

Según un informe publicado a finales de septiembre por The Havana Consulting Group, la Isla recibió 6.600 millones de dólares en este concepto, tanto en efectivo como en mercancías, tan solo en 2018, cuadriplicando la inversión extranjera, en la que tanto apuestan las autoridades. El 90% de las remesas procede de EE UU.

Algunos usuarios también han criticado el hecho de que se continúe obligando a los cubanos a mantener la nacionalidad y, con ello, el pasaporte, cuyo precio es elevadísimo. El pasaporte cubano está entre los más caros del mundo, llegando a costar en torno a los 450 dólares. Su duración es de seis años, y hay que prorrogarlo dos veces, lo que supone un costo de casi 500 dólares.

Díaz-Canel sostuvo, recientemente, ante exiliados cubanos en Irlanda, que está “al tanto de un grupo de preocupaciones que hay sobre el precio del pasaporte” e indicó que se están analizando, valorando y buscando respuestas.

Otra de las críticas fundamentales realizadas al anuncio de la convocatoria fue la negativa a que los exiliados pudieran votar en el refrendo constitucional del pasado año.

“¿Y dónde quedó el derecho a votar de los cubanos residentes en el exterior o es que sólo nos quieren para mantenerlos económicamente en el poder?”

“En 2018 se concretó la participación de los cubanos residentes en el exterior en el debate sobre el proyecto de la Constitución. Todos pudieron contribuir a la elaboración de nuestra nueva Carta Magna, el 40% de los planteamientos fueron acogidos”, anunció en Twitter la Presidencia.

“¿Y dónde quedó el derecho a votar de los cubanos residentes en el exterior o es que sólo nos quieren para mantenerlos económicamente en el poder?”, reprochó uno de los usuarios.

La primera conferencia con el exilio se produjo en 1994, durante el Período Especial. En ella, Fidel Castro ya condicionó la presencia de los cubanos residentes en el exterior a “renunciar a aspiraciones políticas personales ni a intereses de grupo”. En aquella ocasión el objetivo era, presumiblemente, atraer esas remesas que han acabado liderando los ingresos de la economía cubana.

Desde entonces se han celebrado tres más, todas encaminadas a pedir el respaldo a los exiliados de las políticas gubernamentales como, previsiblemente, esta próxima.