Carlos Amel Oliva, de la UNPACU, y Nelva Ortega, esposa de José Daniel Ferrer, en el Tribunal. (KATHERINE MOJENA CUBANET).-

 

‘EEUU no permitirá que estos abusos contra el pueblo cubano pasen desapercibidos o sin respuesta’, dice Washington.

 

 

DDC, Santiago de Cuba.-
—El Tribunal Provincial de Santiago de Cuba rechazó un recurso de Habeas Corpus presentado a favor del líder de la opositora Unión Patriótica de Cuba (UNPACU), José Daniel Ferrer, quien lleva casi 20 días detenido y en paradero desconocido.

Nelva Ortega Tamayo, esposa de Ferrer, había presentado el procedimiento sumarísimo de Habeas Corpus el jueves por la tarde, informó Katherine Mojena, miembro de la dirección nacional de la UNPACU, a través de Cubanet.

“La solicitud expone el incumplimiento de las formalidades legales establecidas en la Ley de Procedimiento Penal durante la detención de Ferrer García, y hace énfasis en que las autoridades ni siquiera mostraron una orden de arresto”, señala Mojena en su reporte.

En su respuesta, los jueces Yolanda Garbey Oliva, Yaile San Pedro Estrada, Rafael Botta Pimentel, Alfredo López Díaz y Mercy Contreras Izaguirre, de la Sala Primera Penal, consideran “no haber lugar”, para procedimiento de Habeas Corpus.

Según los jueces, existe en el proceso un expediente en fase preparatoria, con número 135 de 2019, iniciado el 3 de octubre de 2019. Señalan que José Daniel Ferrer está sujeto a una medida cautelar de prisión provisional, que fue emitida con fecha 7 de octubre de 2019. Sin embargo, no aclaran el delito que se le imputa ni el lugar en el que se encuentra recluido el opositor.

El opositor Ernesto Oliva Torres presentó el mismo recurso a favor de José Pupo, Fernando González y Roilán Zárraga, quienes se encuentran en la misma situación que Ferrer.

“Ahora debemos esperar hasta el lunes, aunque no tenemos muchas esperanzas porque sabemos que en Cuba no hay separación entre los poderes del Estado y las instituciones, por encima de todo responden a la dictadura, y la Seguridad del Estado ha asumido que este es un caso personal de ellos”, dijo Oliva Torres.

Ferrer, líder de la organización opositora más grande de Cuba, es uno de los prisioneros políticos del Grupo de los 75 y se encuentra en licencia extrapenal, una especie de libertad condicional que permitiría al régimen devolverlo a prisión a capricho.

Luis Enrique Ferrer, hermano del líder opositor, residente en Estados Unidos y también miembro de los 75, dijo que fuentes dentro de la Isla le confirmaron que la Seguridad del Estado está utilizando a agentes a su servicio que en algún momento estuvieron infiltrados en las filas de UNPACU, y que fueron descubiertos y expulsados, para que hagan declaraciones falsas que incriminen a José Daniel Ferrer García.

La organización realizó este viernes por la tarde un tuitazo urgente por la liberación de su líder y los otros activistas, usando el hashtag #FreeFerrer y con mensajes dirigidos a Miguel Díaz-Canel.

La UNPACU calificó el tuitazo de “éxito brutal”. “Más de 50 millones de personas enteradas de los diversos casos”, aseguró.

El Gobierno de Estados Unidos condenó “la detención desmedida” de Ferrer, conminó al régimen a revelar “de inmediato la ubicación y el estado” del líder opositor, a tratarlo “con humanidad” y liberarlo “sin condiciones”.

José Daniel Ferrer, Roilán Zárraga Ferrer, José Pupo Chaveco y Fernando González Vailant están detenidos desde el 1 de octubre. El caso “es un ejemplo más de la violación continua y flagrante de los derechos humanos por parte del régimen de Castro, que recientemente se ha convertido en una ola de represión contra las libertades de expresión, expresión y religión”.

“Estados Unidos no permitirá que estos abusos contra el pueblo cubano pasen desapercibidos o sin respuesta. Continuaremos aumentando las sanciones y las restricciones comerciales para disminuir los recursos disponibles para el régimen cubano, que utiliza sus ingresos para reprimir a sus propios ciudadanos y apuntalar a otros regímenes con antecedentes vergonzosos de derechos humanos”, incluido el de Nicolás Maduro en Venezuela, dijo el Departamento de Estado en una declaración.