Las colas comenzaron este mismo martes, un día antes de ponerse a la venta los boletos. (14ymedio).

Largas colas por los pasajes de Navidad y la reapertura de rutas canceladas por la crisis

—Apenas habían pasado unas horas desde el anuncio oficial del restablecimiento de 43 rutas nacionales de ómnibus y las oficinas de venta de pasajes ya estaban abarrotadas de personas interesadas en comprar sus boletos para viajar en Navidad y fin de año.

Los últimos días de diciembre son uno de los tres momentos del año en que los cubanos viajan más. La segunda semana de mayo por la celebración del Día de las Madres y los meses de julio y agosto, por las vacaciones escolares completan la temporada alta del transporte nacional.

La venta de los boletos para viajar desde La Habana al resto de las provincias entre el 22 de noviembre y el 5 de enero comenzó este miércoles, por eso desde la noche del martes, numerosas personas se fueron arremolinando en torno a los puntos de venta de pasajes de la capital para pasar la noche allí.

En la calle Tulipán, en Nuevo Vedado, solo 130 personas de las que aspiraban a hacerse con un boleto fueron admitidas en la oficina, aunque la cifra asciende a 150 si se suman los casos sociales, los empleados, aquellos que vienen con certificados médicos o avisos de fallecimiento de un familiar, según el responsable del local.

Los que se quedaron sin billete, porque no pudieron entrar en la oficina, organizaron una nueva cola para mañana después de elaborar espontáneamente una lista en la que se apuntaron con su documento de identidad.

Como es tradicional, estas listas son sometidas a una “ratificación” a las 6 de la tarde y antes de las 7 de la mañana del día en que se desea comprar el pasaje y se entiende que quienes no acuden desisten de su compra, cediendo su lugar al siguiente en la lista.

 

Los que se quedaron sin billete elaboraron espontáneamente una lista en la que se apuntaron con su documento de identidad. (14ymedio)
Los que se quedaron sin billete elaboraron espontáneamente una lista en la que se apuntaron con su documento de identidad. (14ymedio).

 

Esta iniciativa de organizar la fila con listas ha sido prohibida en ocasiones anteriores y puede considerarse como una “manifestación primaria de la sociedad civil”, ya que los funcionarios estatales siempre se han desentendido de lo que ocurre fuera de su horario del otro lado de la puerta. En esta ocasión las anotaciones se realizaron a la vista de los numerosos policías que desde horas tempranas acudieron al lugar en previsión de desórdenes.

Además de la proximidad de las navidades, la aglomeración por el reciente anuncio de la Empresa de Ómnibus Nacionales de que se reactivarían “todos los destinos que se realizaban antes del 15 de septiembre”, momento en que se decretó la “coyuntura energética” debido a la disminución de entrada de combustible al país.

La empresa aclaró que aunque se restablecen los destinos la frecuencia de salidas funcionará al 82 por ciento de manera que se harán solo 345 viajes diarios en lugar de los 419 que se realizaban antes del 15 de septiembre.

Por la dificultad de garantizar que el viaje se produzca pese a contar con el billete, está previsto que las agencias reintegren el dinero o reubiquen a los pasajeros cuyos destinos que hayan sido suspendidos o modificados, que no tendrán que hacer la misma cola que los que pretenden reservar.