Cola para el pollo en Mayarí, Holguín, que dio lugar a la reclamación ante el Gobierno. / MAYARI.GOB.-

Es inédito en esta localidad cubana que numerosas personas marcharan hacia un edificio gubernamental a reclamar sus derechos.

OSMEL RAMÍREZ ÁLVAREZ, Holguín 

—Una multitudinaria cola para comprar pollo en la Tienda Variedades, de la cadena Caribe, colmaba ayer al menos dos cuadras de la ciudad de Mayarí, en la oriental provincia de Cuba. La aglomeración ocupaba la calle Céspedes y las aledañas, de manera que el tránsito quedaba interrumpido, un fenómeno que solo se ha presenciado antes de “la coyuntura” en los festejos carnavalescos.

La lentitud en la venta del pollo, el tener un solo punto de despacho, y la multitudinaria cola que esperaba su turno desde temprano en la mañana, bajo el inclemente sol y calor del verano, eran motivo de críticas e insatisfacciones permanentes. Pero fue solo cuando la gerencia de la tienda anunció, con el apoyo de la Policía y la brigada contra-coleros, que la venta cesaría a las cinco de la tarde, que es el horario habitual de cierre, que los ánimos comenzaron a caldearse de manera más visible.

“El murmullo era grande y se escuchaba a muchos levantar la voz por encima, quejándose de lo que estaba pasando e incitando a hacer algo. Porque realmente muy poca gente había podido comprar por tanta lentitud y la mayoría se quedaría sin hacerlo después de un día entero de sacrificios, parados al sol”, comentó a DIARIO DE CUBA Yunier, un cuentapropista que estaba en la cola.

“Los policías solo observaban a la gente como se iban poniendo nerviosos tras la noticia. Y de pronto alguien gritó: ‘Vámonos para el Poder Popular o para el Partido, y de momento la gente se mandó  desde la cola hasta el Gobierno a reclamar. Y fue un buen grupo”, aseguró.

Según lo describe el sitio de la Asamblea Municipal del Poder Popular, “un grupo de personas decidió evacuar sus inquietudes en la sede de la Asamblea Municipal del Poder Popular”. Y luego explica que “ante el análisis y el justo intercambio (…) las autoridades reconocieron con lugar las propuestas y determinaron extender la venta hasta las ocho de la noche, acción que satisfizo a los compradores”.

No obstante, horas más tarde, en la cola se comentaba con júbilo la victoria de la demanda. Los testimonios reflejaban que hubo que gritar a los dirigentes que salieran a atenderlos y que de inmediato hubo presencia de oficiales de la Seguridad del Estado en el lugar. Aunque el suceso no llegó a tener la connotación de una “manifestación popular”, constituye un hecho inédito en Mayarí que numerosas personas marcharan juntas hacia un edificio gubernamental a reclamar derechos. Hasta ahora solo había sucedido de forma individual.

La población se satisfizo con lo que obtuvo: que la venta se prolongara tres horas más, así la mayoría no hizo la cola en vano. Pero solo pudo asegurarse el cumplimiento de la demanda con la apertura de más puntos de venta dentro de la tienda, para lo cual gestionaron la colaboración del Mercado Ideal (posible gracias a que permanece desabastecido), con pesas digitales y hasta una carpa.

El pollo es un producto de alta demanda en la población cubana y se encuentra en déficit, y por eso cada vez que es ofertado de forma esporádica, las colas son multitudinarias.

La Policía se dedica desde hace meses a cuidar y organizar las colas, para lo que ahora cuenta con las brigadas de apoyo contra las ilegalidades (contra-coleros). Pero la verdad, es muy poco lo que hacen. Y en algunos momentos, en la capital del país y las ciudades cabeceras provinciales, se están usando hasta efectivos del Ejército de los cuerpos especiales.