Díaz-Canel corta la cinta de inauguración junto al empresario español Gabriel Escarrer y el ministro de Turismo cubano. JUVENTUD REBELDE.-

 

 

‘La Revolución ha demostrado que nunca abandona a quienes le brindaron su mano incondicional’, dice el ministro de Turismo cubano.

 

 

DDC, La Habana.-

—Miguel Díaz-Canel, el designado en Cuba, cortó este sábado la cinta de inauguración oficial del Hotel Meliá Internacional de Varadero, reporta la estatal Agencia Cubana de Noticias (ACN).

El hotel tiene categoría cinco estrellas y 946 habitaciones. Es heredero de un hotel anterior del mismo nombre, aunque en una nueva ubicación que “protege la duna de playa, garantiza su sostenibilidad, la protección del medio ambiente, y lo hace amigable con la naturaleza”, dijo el ministro de Turismo cubano, Manuel Marrero, encargado de las palabras de la inauguración, informó el diario oficial Juventud Rebelde.

La instalación conserva “obras patrimoniales” del viejo Internacional de Varadero inaugurado en 1950, de acuerdo con la ACN.

La apertura del hotel coincide con lo que el Gobierno cubano, aficionado a los eufemismos, ha llamado “situación coyuntural”, en referencia a la grave crisis del combustible.

“Este acto inaugural —dijo Marrero— es una demostración fehaciente de que no nos invaden el desconcierto ni la improvisación; que el país seguirá vivo, funcionando y desarrollándose”.

Meliá es la primera cadena de España, la segunda de Europa, y se encuentra entre las diez principales del mundo.

“Estamos contentos y orgullosos de que Meliá en Cuba está desde 1990, en lo que sería nuestra primera empresa mixta turística: el Hotel Sol Palmeras; y así fue expandiéndose hasta contar hoy con 35 hoteles y casi 15.000 habitaciones, y contribuye así de manera importante al desarrollo turístico del país”, enumeró Marrero.

Según Juventud Rebelde, Gabriel Escarrer Juliá, presidente de Meliá Hotels International, estaba “visiblemente emocionado”, dijo que Cuba se ha convertido en uno de los destinos más relevantes del Caribe y expresó su “alegría y gratitud” por la presencia de Díaz-Canel.

“Es en los momentos difíciles cuando los verdaderos socios deben mantener lealtad mutua”, afirmó Escarrer Juliá. “Nunca, ni un solo día, nos hemos arrepentido de apostar con firmeza por este país”, agregó el empresario.

Los empresarios españoles han fortalecido su presencia en Cuba en las últimas décadas respaldados por Madrid, que ha moderado a la baja sus críticas al régimen.