María Elena de Cárdenas, en Miami. / ROBERTO KOLTUN / EL NUEVO HERALD.-

 

 

La heredera emigró a principios de la década de los 60 a Miami, huyendo de la dictadura de Fidel Castro.

DDC, Madrid 

—El Boletín Oficial del Estado (BOE) que emite el Ministerio de Justicia de España ha ordenado expedir oficialmente la carta de sucesión por el marquesado de Campo Florido a nombre de la cubanoespañola María Elena de Cárdenas, residente en Miami.

La centenaria heredera, a quien el Supremo dio finalmente la razón en noviembre pasado en un litigio iniciado en 2017, cuando esta alegó mejor derecho sobre ese título en el juzgado de primera instancia de Alcobendas, Madrid, consiguió así imponerse a la empresaria española Alicia Alcocer Koplowitz.

Según publicó el BOE el 14 de febrero pasado, el Ministerio de Justicia español canceló la carta de sucesión en su poder, ordenando expedirla a nombre de Cárdenas, reportó el diario El Mundo.

Alcocer Koplowitz, de 48 años, recibió el marquesado en mayo de 2003 por cesión de su madre, quien lo había heredado a su vez de un tío suyo, José Arturo Romero de Juseu y Armenteros.

Las Koplowitz descienden por vía materna de una poderosa familia de La Habana, que poseía plantaciones y tenían lazos de parentesco con Miguel Cárdenas y Santa Cruz, primer marqués de Campo Florido, a quien Fernando VII otorgó este titulo en 1826, aunque quedó vacante tras su fallecimiento.

José Arturo Romero de Josué, hermano de la madre de Alicia y, como ella, nacido en La Habana, lo obtuvo a través de los tribunales, heredándolo su sobrina, Esther Koplowitz, madre de Alicia, pero seguramente nadie imaginaba que surgiría otro descendiente de Cárdenas reclamando mejor derecho, como ha ocurrido con María Elena.

De madre sevillana y nacida en Cuba, la flamante marquesa de Campo Florido emigró con su familia a principios de la década de los 60 a Miami, donde reside, huyendo de la dictadura de Fidel Castro.

María Elena de Cárdenas además amenaza seriamente el único título que ahora mismo ostenta la tía de Alicia Alcocer Koplowitz, Alicia Koplowitz, el marquesado de Bellavista. Otorgado por el rey Amadeo I a Gabriel de Cárdenas, regidor de La Habana, la citada dama cubana lo reclama también, y tras haber ganado en otras instancias, está actualmente pendiente de dirimirse en el Tribunal Supremo.

Si Alicia Koplowitz lo pierde, pese a ser una de las mujeres más ricas y poderosas de España, quedaría fuera del estamento nobiliario, ya que cedió su otro título, el marquesado del Real Socorro, también logrado vía tribunales, a su primogénito, Alberto. Asimismo pleiteó para que su hijo Pelayo obtuviera el condado de San Fernando de Peñalver, que actualmente ostenta.

La hermana mayor de Alicia Alcocer, Esther, perdió también en 2013 sus opciones al marquesado de Arcos y al condado de Santa María del Loreto, títulos asimismo de origen cubano, que pretendía rehabilitar. En este caso fueron dos aristócratas españoles, los hermanos Francisco y Concepción Monteverde, quienes se los arrebataron por ostentar mejor derecho.

Según El Mundo, la actual “hecatombe nobiliaria” española se origina en la partida de la Isla de “las que fueron grandes familias cubanas, cuyos sucesores huyeron de la revolución castrista y, ocupados en salvar su vida y su dinero, obviaron bucear en su genealogía para rescatar títulos de sus antepasados, muchos de los cuales quedaron vacantes.”

Esta situación permitió a “grandes fortunas españolas, como en este caso las Koplowitz, lograr de sus ancestros cubanos pátina noble”, por la que ahora se litiga en los tribunales.

María Elena de Cárdenas, que cumplió 100 años el pasado 5 de junio, se mostró muy contenta con el reconocimiento de sus derechos sobre el marquesado de Campo Florido.

Desde EEUU, recordó en entrevista con EFE que su padre, Luis de Cárdenas y de Cárdenas, le pidió en 1964 que en la medida de lo posible tratase de recuperar los títulos familiares que por diversas circunstancias, incluido el triunfo de la revolución en Cuba en 1959, estaban en otras manos.

En 2018, la centenaria radicada en Coral Gables recuperó por la vía judicial otro marquesado, el de Almendares, que estaba en poder de Miguel Mariano Freite Gómez.

El hijo de Cárdenas, que es el delegado en Miami de la Maestranza de Caballería de La Habana, una corporación nobiliaria fundada en 1709 y restablecida recientemente como asociación sin ánimo de lucro, subrayó que la familia confía en recuperar también el marquesado de Bella Vista.