Ingresados en los pasillos. (WENDY CIRION/FACEBOOK).-

 

‘Uno sabe con la enfermedad que entra, pero no con la que sale’, advierte una madre cubana.

 

 

DDC, Guantánamo.-

—Wendy Cirion, una madre cubana cuya hija se encuentra ingresada en el hospital de Baracoa Octavio de la Concepción y la Pedraja, denunció la situación crítica de esa instalación.

“La escasez de medicamentos en la red de farmacias del municipio, unido a los brotes de enfermedades de la piel e infecciones respiratorias; así como la amenaza del cólera, dengue, meningitis bacteriana, entre otras, ha provocado un hacinamiento en las salas de Pediatría en el hospital municipal baracoense”, escribió en su muro de Facebook.

Cirion acompañó su mensaje de fotografías tomadas dentro del hospital, donde se evidencia su denuncia: pasillos hacinados con camas y niños ingresados sin privacidad ni condiciones mínimas, muchos de ellos cargados en brazos de sus familiares acompañantes.

Preocupante la situación del hospital Octavio de la Concepción y la Pedraja en Baracoa. La escasez de medicamentos en la…

Publicada por Wendy Cirion en Lunes, 28 de octubre de 2019

“Los cubículos llenos han obligado al personal del hospital a llenar los pasillos de camas para darle alojamiento a los pequeños y sus padres acompañantes. Las enfermeras (las verdaderas heroínas) se ven en la necesidad de lidiar con infinidad de pacientes, cada uno con su tratamiento, y a veces también con padres nerviosos y preocupados que sin querer interrumpen un poco su jornada con enfrentamientos y exigencias que gracias a Dios ellas han sabido manejar”, refirió.

“Aquí he visto médicos preocupados, que pasan visita hasta tres veces al día para mantenerse actualizados con respecto a sus pacientes y estudiantes un poco torpes aún, pero bueno, así somos todos de novatos.”

“La situación crítica con los antibióticos y otros medicamentos necesarios no parece moverse por el camino del alivio, así que desde mi sentir de madre que por desgracia ha tenido que estar en esta sala más veces de lo que me gustaría, llamo la atención a otros para que redoblen la guardia con respecto a la higiene y el cuidado de sus hijos para evitarles la visita a esta sala donde, como dice el dicho, ‘uno sabe con la enfermedad que entra, pero no la que se lleva a casa'”, terminó su denuncia.

En el foro a seguidas de su publicación, Yandrialys Acosta confirmó lo dicho: “Sé cómo es de preocupante la situación de este hospital. Lo viví en carne propia cuando por incompetencia del Banco de Sangre de Guantánamo me dejaron morir a mi papá hace hoy cinco meses. Médicos buenos y enfermeras sobran. Pero no tienen condiciones para nada. Solo cuando hay visita nacional aparecen las camas blanquitas y la mejor comida. Hasta el medicamento que no hay. (…) Es triste entrar con bronquitis y salir con escabiosis.”

A ello, Wendy Cirion respondió: “De hecho, aún no se sabe ni qué tiene (su niño), pensamos que infección urinaria, pero sin certeza porque se ha hecho una odisea realizar el urocultivo, porque solo se realiza en un horario y a veces la niña pasa todo ese tiempo sin orinar porque las diarreas y vómitos la deshidratan un poco y entonces es otro día perdido.”

Pese a que esta clase de testimonios nunca aparecen en la prensa oficial cubana, son muchas las denuncias que hacen los ciudadanos en redes sociales, donde se quejan de la crítica situación epidemiológica del país y del lamentable estado de los hospitales estatales.