Testimonios reportados desde varios municipios de Santiago de Cuba y también en la provincia de Guantánamo confirman la propagación de casos de dengue cuya alerta ha sido anunciada por las autoridades de Salud. La reproducción del mosquito que transmite el dengue se hace más fácil porque, ante la falla en el abasto de agua, las personas se ven obligadas a almacenarla en recipientes sin la debida protección.

 

Por JORGE ENRIQUE RODRIGUEZ. Especial para Diario Las Américas.-

—Irregularidades en el abastecimiento de agua potable en municipios del oriente cubano aumentan las circunstancias para el brote y propagación de enfermedades infecciosas, como el dengue y el zika, mientras las autoridades suelen guardar silencio sobre la situación en el territorio nacional.

Yenisey Jiménez, residente del municipio santiaguero de Palma Soriano, informó vía telefónica a DIARIO LAS AMÉRICAS que la situación del abastecimiento de agua potable en varios repartos de la provincia “es sumamente crítica e incide directamente en el brote de dengue” que no reportan los medios de prensa estatales en la Isla.

“El ciclo de entrada del agua potable, en estas zonas, es sobre los 21 días pero en los últimos meses hemos llegado hasta los 40 días sin la disponibilidad del servicio y, cuando llega, no tiene la fuerza suficiente para llenar los tanques o las cisternas disponibles”, dijo Jiménez, quien aseguró que esta situación también golpea a localidades de Contramaestre, San Luis y Julio A. Mella.

“En barriadas como la 13 de Marzo las calles están totalmente rotas por las reparaciones del gobierno provincial desde hace más de un año lo que impide el acceso de las pipas de agua [carros cisternas] que los pobladores alquilan ilegalmente porque el Estado tampoco las resuelve alegando problemas con el combustible”, añadió Jiménez y describió que el precio del agua potable en diversas zonas de Santiago de Cuba: una pipa de agua llega a costar unos 6 cuc [equivalente al dólar], mientras un tanque de 55 galones alcanza el precio de 1 cuc, en un país donde el salario promedio actual no supera los 32 cuc mensuales.

El último reporte de las autoridades del Ministerio de Salud en la Isla informa que “el incremento de casos de dengue en el continente americano mantiene en alerta a Cuba, donde se trabaja para controlar al vector y evitar la propagación del virus”, según declaró para el sitio oficialista Cubadebate el doctor Francisco Durán, director nacional de Higiene y Epidemiología, el pasado 14 de agosto.

En dicho reporte Durán destacó que “en esta época del año las lluvias y altas temperaturas propician la reproducción del insecto, en ciclos cada vez más cortos” y que en el actual año ya se habían reportado “más de dos millones de enfermos de dengue en las Américas, donde el 70% de la población vive en condiciones propicias para la trasmisión de la enfermedad”.

Sin embargo, el funcionario no hizo mención sobre el número de infestados en la Isla ni el por ciento de cubanos que habitan en las mismas condiciones que propician el brote y transmisión de estas enfermedades.

Para Manuel Alejandro León, residente de la provincia de Guantánamo, “el abastecimiento de agua potable es tarea pendiente de toda la vida esta provincia”, donde a principios de agosto se anunció el brote de dengue mediante altavoces, una medida que los vecinos de la ciudad catalogaron “sin precedentes en las campañas de fumigación” [contra el mosquito Aedes aegypti].

“La gente reclama y reclama pero no existe la posibilidad de que los guantanameros inicien una protesta como en La Habana, para lograr que de una vez y por todas el Gobierno preste interés y de solución al problema del abastecimiento del agua potable”; denunció León, quien se desempeña como periodista independiente.

“En las zonas marginales, que el Gobierno llama comunidades en desarrollo, se agrava la situación porque ni siquiera tienen un ciclo regular de bombeo [de agua], y por ello dependen de las pipas. Sumado a todo eso están las condiciones de la red hidráulica que data de la neocolonia, al igual que la red sanitaria. En las casas no hay agua, pero en las calles se sale por chorros, algo que las autoridades solucionan con liguitas de cámara de carro”, describió León.

Fuentes en el municipio Mayarí, en Holguín, aseguraron que el bombeo de agua potable en toda esta provincia ha experimentado un recorte de al menos un 25%, una situación que ha propiciado un brote de dengue en ese territorio, y rumores no confirmados reportaban un fallecido por esta causa.