Isabel Cuervo / Facebook.-

Isabel Cuervo asegura haber logrado conectar el dinero de George Soros en la desestabilización en Estados Unidos, organizando manifestaciones. “Ofrecen pagar fianzas a quienes sean detenidos en las protestas, que uno sabe que no son nada económicas por alterar el orden público”.

Por María Fernanda Muñoz / Cubanos por el Mundo.

—La periodista Isabel Cuervo, despedida de Radio y TV Martí bajo la gestión de Tomás Regalado por indagar en el caso de George Soros y su poderío en la desestabilización en Latinoamérica y otros países de Europa, habló en exclusiva con Alex Otaola, en su programa Hola! Ota-ola.

Ella, que conformó el grupo de al menos ocho periodistas expulsados de la planta, presentó información inédita que echa al suelo todas las acusaciones en su contra de supuestamente haber falseado información para mostrar el poderío de George Soros, magnate húngaro que invierte en fundaciones de América Latina, Estados Unidos y Europa.

“Fueron muchísimos meses de mordaza, impuesta por Radio y TV Martí y ya hemos llegado a otro punto, donde me quito el bozal. Ha llegado el momento en el que pueda hacer lo que  íntegramente se debe hacer, denunciar todo lo que sé, todo lo que ha ocurrido detrás de mi caso”, dijo Cuervo quien agradeció a Otaola por el trabajo realizado desde la producción del programa.

El caso de Cuervo, es a todas luces, un caso de abuso e intimidación en contra de periodistas, una afrenta ante la libertad de prensa, que hoy mantiene a ocho profesionales de la comunicación sin poder ejercer libremente, además de haber visto su reputación mancillada, por una acusación de “antisemitismo”, en un reportaje político que expone a la izquierda, y a su vez, a quienes por “agradecimiento” desde la otra orilla, también eligen lo que es conveniente o no decir.

Recuerda la periodista cómo el 29 de octubre de 2018, el mismo día que Open Society Foundation enviaba una comunicación a Radio y TV Martí, calificando el reportaje de Cuervo de “antisemita”, fue retirada de la planta.

El origen de la investigación contra George Soros

Fue a raíz de un estudio de investigación judicial publicado en martínoticias.com, que Isabel Cuervo se interesa en el caso del “magnate”, quien se veía muy interesado en invertir en causas y organizaciones en el continente. Le genera especial suspicacia, al visualizar el triángulo geopolítico que era de su dominio: Colombia, Venezuela y Cuba, muy pertinente para la causa cubana que defendía la esencia de Radio y TV Martí, al menos en su fundación.

“Me interesa porque nombran muchos países latinoamericanos y algunos de Europa, donde él tiene injerencia en los destinos políticos y sociales de estos países. Comienzo a conocer quién es George Soros, y veo que desde su fundación maneja una red inmensa de organizaciones no gubernamentales o “sin ánimos de lucro”. Él distribuye cuantiosas sumas acerca de 122 países actualmente”, dijo la periodista.

En su investigación, se topa con hechos como presuntos fondos destinados a miembros de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC), una agrupación terrorista con operaciones en Colombia y Venezuela, respaldada por Cuba y que le valió la inclusión en la lista de Estados Unidos de países que no colaboran en la lucha contra el terrorismo.

Fue una investigación larga, de corroborar con fuentes y no dejar cabos sueltos. Trabajó en ella al menos durante un mes, hasta que logra conseguir una entrevista en exclusiva con la ex agente del FBI, Lia Fowler, quien ya había sido su fuente ‘off the record’, que jamás vio luz, pues la neutralizaron antes de que ocurriera.

Recientemente inclusive, asegura haber logrado conectar el dinero de George Soros en la desestabilización en Estados Unidos, organizando manifestaciones. “Ofrecen pagar fianzas a quienes sean detenidos en las protestas, que uno sabe que no son nada económicas por alterar el orden público”, dijo la periodista.

Comienza la persecución

No fue sino cinco meses después del primer reportaje contra George Soros, que comenzaron las acusaciones de antisemitismo en su contra. Al presentarse en Radio y TV Martí, sin entender muy bien lo que ocurría, Cuervo confirma quién estaba detrás de los señalamientos.

Phil Peters, cabildero con intereses de defensa del régimen cubano, fue quien promovió la versión de “antisemitismo”, tras cinco meses de la información reseñada, en un blog de su dominio. Mother Jones, financiado por George Soros, se hace eco de la “denuncia” y de ahí, una gran cantidad de medios en Estados Unidos. “Todos, todos lo hicieron sin verificar, sin indagar” dijo con pesar la periodista. Su jefe de redacción, Wilfredo Cancio, también formó parte de los ocho profesionales de la comunicación despedidos.

Recuerda la periodista, que incluso Nora Gámez de El Nuevo Herald, la señaló de haber presentado una entrevista fingida. “Ella, en voz propia, dijo que yo había fingido la entrevista con Fowler”, fustigó.

Habla Isabel Cuervo, la periodista que enfrentó a George Soros y a los medios despedida por órdenes de Tomás Regalado
Extracto del artículo publicado por Nora Gámez en El Nuevo Herald

El propio Tomás Regalado, dijo que la entrevista de Lia Fowler jamás se realizó. Sin embargo, la evidencia de la entrevista de Fowler fue mostrada en exclusiva durante el programa Hola! Ota-ola. “Es la primera vez que la revelo y es muy importante, porque fue totalmente atacada por Tomás Regalado, diciendo que había fingido. Te lo doy a ti (a Otaola) porque estás haciendo sopa y seco con la información que se merece. Llegó el día y la hora y lo  pueden constatar cómo se dio”.

¿Por qué Tomás Regalado no defendió al equipo de investigación?

La repuesta se la debe a los cubanos, dice Cuervo de manera enfática. Ella considera que la elección de Tomás Regalado para conducir las riendas de Radio y TV Martí fue un daño irreparable. Lo califica del “sepulturero de Martí” que tiene hoy a la institución entre la vida y la muerte.

Ahora la periodista, que refiere haber sido víctima de acoso, amenazas y además de la imposibilidad de ejercer su profesión, debido a la difamación en su contra, continúa investigando y siguiendo la huella de lo que corresponde. También prepara acciones legales y grandes demandas que prometen dar de qué hablar.