Rodrigo Malmierca / Puerto del MarielFoto © Granma / Cubadebate.-

 

Luis Flores

Luis Flores / CiberCuba | 19/08/2020 –

—En su carrera desesperada por captar divisas, el gobierno cubano autoriza por vez primera en su historia que “entidades de gestión no estatal naturales o jurídicas”, léase empresarios privados puedan realizar exportaciones e importaciones de bienes.

“A los efectos de la presente Resolución se entiende por “formas de gestión no estatal” a las personas naturales y jurídicas cubanas que realizan actividad comercial y de servicios legalmente autorizada y que no pertenecen al sector estatal de la economía ni constituyen modalidades de inversión extranjera”, explica el documento publicado en la Gaceta Oficial.

En un principio todo es muy bonito, pero en los detalles de implementación es donde se observa el interés recaudatorio de la nueva medida.

Las operaciones de importación y exportación tienen que ser única y exclusivamente a través de una empresa estatal autorizada, la cual de acuerdo a las resoluciones recientemente publicadas se convierten nada más y nada menos que en un socio comercial obligado y con capacidad para regular la actividad de las empresas privadas.

Estas empresas no solo se inmiscuirán en el proceso de contratación y negociación de un exportador cubano con su cliente, sino que “recomendarán” mejores clientes y/o proveedores de su propia cartera. Si no les gusta tu cliente, estás jodido.

“Las entidades autorizadas, responsables de la aprobación del cliente o proveedor extranjero para la operación, analizan las solicitudes que les hagan las formas de gestión no estatal y, de resultar necesario, les proponen otras opciones de venta y compra más ventajosas”, agrega el documento oficial.

¿Opciones más ventajosas, de verdad? Si fueran tan expertos en las operaciones de exportación cómo es posible que Cuba casi no exporte nada e importe casi todo y a precios tan caros. ¿Por qué hacen empresas mixtas para gestionar la comercialización y exportación de productos cubanos? La realidad es que nos quieren meter a una panda de burócratas prehistóricos a gestionar nuestras exportaciones. No, gracias.