Claudia Genlui Hidalgo. C. GENLUI/FACEBOOK.-

 

 

Otra vez fotos íntimas como medio para acosar a los miembros de la sociedad civil independiente cubana.

 

DDC, La Habana

—La artivista y curadora Claudia Genlui Hidalgo, miembro del Movimiento San Isidro (MSI), responsabilizó a la Seguridad del Estado cubana por violar su intimidad y por interferir en sus comunicaciones privadas, ambos delitos contemplados en las leyes de la Isla.

En una dura denuncia publicada en su muro de Facebook, la historiadora del arte aseguró que el lunes 21 de septiembre en la noche alguien deslizó un sobre con fotos bajo la puerta de su casa.

“Contenía 15 fotos personales que habían sido enviadas por WhatsApp a mi novio, el artista Luis Manuel Otero Alcántara, cuando se encontraba fuera del país en enero de 2019 y que eran parte de una conversación íntima (cibersexo). Evidentemente están tratando de intimidarnos (recuérdese que hace poco Otero fue víctima de la misma maniobra de desacreditación)”, escribió.

Genlui Hidalgo recordó que tanto sus preferencias sexuales como las de su pareja “son parte de nuestra intimidad. Nada ni nadie tiene el derecho de invadirla”.

Acusó además al Gobierno cubano por “no solo violar nuestros derechos más elementales (libertad de expresión, libertad de movimiento, libertad de expresión artística, etc.), sino también su actitud homofóbica e invasiva, sus manipulaciones y amenazas realizadas de la manera más cobarde posible, siempre desde el desprecio y suciedad que caracteriza esas ‘identidades anónimas'”.

La artivista confesó su preocupación por la “desprotección legal que tenemos todos los activistas por los derechos humanos en Cuba” y por “las acciones que lleva a cabo el Gobierno para neutralizar (supuestamente) nuestro alcance en la sociedad y que repercuten en nuestras familias, amigos y compañeros de trabajo, estén o no relacionados con nuestros ideales”.

Hizo además responsable al Gobierno de la Isla por cualquier daño físico o psicológico que puedan sufrir sus allegados y reconoció que ella misma padece daños psicológicos debido al “acoso y presión a la que me ha sometido la Seguridad del Estado cubano en los últimos tiempos. Soy una mujer que se siente violada en todos los sentidos posibles y desamparada ante un régimen dictatorial que nos manipula y somete”.

Genlui Hidalgo acompañó su denuncia con dos instantáneas del sobre cerrado que, con la frase “Para Claudia”, recibiera. Advirtió que en caso de que quienes las enviaron las hicieran públicas, ello será su responsabilidad.

No es la primera vez que activistas, opositores y miembros de la sociedad civil independiente denuncian ciberacoso o el uso de estrategias de robo de comunicaciones privadas e íntimas para usarlas en su contra.

El propio Movimiento San Isidro denunció en agosto que su página oficial de Facebook había sido hackeada por la Seguridad del Estado cubana con el propósito de publicar imágenes íntimas del artista Luis Manuel Otero Alcántara.

El artista Nonardo Perea, miembro del MSI exiliado en España, dijo que las imágenes publicadas de Luis Manuel Otero fueron “robadas de su celular en una de sus tantas detenciones” y agregó que “nada de lo que hagan va a empañar su imagen, y poco nos importa lo que Luis haga con su cuerpo, nos interesan más sus ideales, su pensamiento y lucha por una Cuba verdaderamente libre”.

La publicación de las imágenes privadas del artivista fueron acompañadas de un texto sumamente ofensivo y homófobo, donde afirmaron que Alcántara “no muestra jamás su verdadera identidad y finge ser, ante todos, un ‘artista’ con aires de líder, cuando está demostrado que lo que es un puerco y tremendo maricón”.

Los autores de la publicación amenazaron con mostrar conversaciones personales del fundador del MSI con Maykel Castillo para “enseñarle a todos los del barrio la verdadera cara de estos personajes”, con el objetivo de disminuir el apoyo que reciben los artistas en la comunidad de San Isidro.

El repudio a esa táctica articuló una campaña por la que decenas de personas en Cuba y el extranjero mostraron en redes sociales sus propios desnudos.

En abril de 2019, los integrantes del MSI Iris Ruiz y Amaury Pacheco también denunciaron actos de vandalismo contra su vivienda mientras se encontraban en el extranjero, entre ellos una pintada que la pareja atribuyó a la Seguridad del Estado, para minar la estabilidad de la familia y ejercer presión para separarlos.

“Al llegar aquí nos encontramos con ese escrito: ‘el tarru de Amaury’, pintura chorreada en el piso y como una especie de ácido en la puerta que chorreó y manchó el piso de la sala. No sabemos qué sustancia es”, explicó Ruiz en esa ocasión a DIARIO DE CUBA.

Además, la pareja encontró una nota de un supuesto amante de Iris en el interior de la vivienda.