La brigada médica con el ministro de Salud andorrano, Joan Martínez Benazet. (Captura).-

 

‘Altaveu’ señala que, para los medios de la Isla, los cubanos han salvado el Principado como en su día Carlomagno.

 

—Los últimos integrantes de la brigada médica en Andorra ya vuelan hacia Cuba sin que se haya hecho la más mínima mención a los dos miembros que abandonaron la misión la pasada semana. El jefe del grupo, Luis Enrique Pérez Ulloa, se ha despedido del Principado europeo con autoalabanzas, afirmando que se van “con el deber cumplido”.

Los sanitarios han salido de Andorra en autobús en torno a las 4:30 de la madrugada de este miércoles hacia España, con la que solo hay conexión por carretera, y han abordado un vuelo en Barcelona que los llevará a La Habana, donde se espera que sean recibidos con honores por la plana mayor del Gobierno.

Según la prensa oficial, que ha dedicado un gran despliegue a cubrir el trabajo de la brigada, pero no ha mencionado la huida de dos de sus miembros, el ministro de Salud de Andorra, Joan Martínez Benazet, despidió al grupo en una visita al hotel Panorama en el que se alojaban.

Andorra es el tercer país con más muertes por cada 100.000 habitantes, solo por detrás de San Marino y Bélgica, y por delante de Reino Unido, España e Italia

“Ha sido un lujo tener a la brigada médica cubana en Andorra”, dijo el ministro en un vídeo grabado por Prensa Latina en el que la define como “brigada hermana”. “Tuvimos una tasa de infección de 1.100 personas por 100.000 habitantes, equivalente a las de las ciudades más afectadas de Europa”, detalló. Martínez Benazet atribuyó a la disciplina de los ciudadanos, las buenas condiciones del sistema sanitario y el refuerzo con los sanitarios cubanos el “rápido control” de la pandemia, así como la posibilidad de haber atendido a los enfermos sin exclusiones.

La cifra de casos positivos detectados en Andorra es de apenas 855, 52 de ellos fallecidos y 799 curados. Según los datos oficiales, es el tercer país con más muertes por cada 100.000 habitantes, solo por detrás de San Marino y Bélgica, y por delante de Reino Unido, España e Italia.

Pérez Ulloa relató los grandes logros de la brigada cubana, entre los que enumeró más de 64.170 atenciones a pacientes. Además, en atención para casos de covid-19 se realizaron “un total de 178 procederes médicos, incluyendo la ventilación mecánica y el abordaje venoso profundo, y se realizaron dos marcapasos transitorios, en los que estuvieron esencialmente nuestros profesionales (…) cuatro pleurotomías (drenaje pleural), nueve diálisis continuas, 19 abordajes venosos profundos, 14 abordajes de las vías aéreas, 31 ventilación mecánica, 57 procederes anestésicos, 14 catéter de hemodiálisis y más de 540 curas a pacientes”, agregó.

En Andorra, poco acostumbrados a los panegíricos de Cubadebate, la prensa ha mostrado su perplejidad, incluso llegando a la burla en el caso del diario Altaveu.

“Si se lee el balance que hacen los medios del régimen castrista de la delegación (…) gracias a Cuba y a los sanitarios cubanos la pandemia, el coronavirus, no se ha tragado Andorra y a los andorranos. Ha sido un milagro (…) Las cifras son tales que es evidente que la brigada ha salvado el Principado del covid como en su día Carlomagno [emperador medieval determinante en la independencia andorrana y la configuración europea] salvó estas latitudes de otros menesteres”, reza el texto.

Además, el artículo, titulado Los sanitarios cubanos se marchan “con el deber cumplido”, se pone en duda la cantidad de intervenciones citadas por Pérez Ulloa.

“Supuestamente han atendido a 821 enfermos críticos en la Unidad de Cuidados Intensivos del hospital Nostra Senyora de Meritxell. Es evidente y está claro que la UCI del hospital no ha atendido a este número de pacientes ni harto de vino. El colapso habría sido brutal. Pero en Cuba, está claro, serán héroes. Han sido decisivos para recuperar a más de 700 pacientes, que son todas las personas recuperadas hasta ahora oficialmente y de las cuales los sanitarios cubanos apenas han visto al 20%”, contabilizan.

El medio destaca también el silencio en torno a los desertores. “‘Volvemos con salud, ninguno de nosotros ha caído enfermo y hemos dado lo mejor de nosotros mismos’ ha afirmado la enfermera Leidysbet López. Vuelven todos menos dos, ya se sabe, pero ni una palabra de las deserciones. Como si no existiesen está claro”, indican.

“‘Volvemos con salud, ninguno de nosotros ha caído enfermo y hemos dado lo mejor de nosotros mismos’ ha afirmado la enfermera Leidysbet López. Vuelven todos menos dos, ya se sabe”

El pasado miércoles trascendió la marcha de Dariel Romero, uno de los hombres fuertes de la brigada, médico militar y con familiares en política. El anestesista huyó presuntamente a España, donde tendría familiares, con una enfermera cubana cuya identidad se desconoce y con la que se sospecha que mantenía una relación sentimental iniciada en Andorra.

Aunque se desconocen hasta la fecha más detalles, esta situación personal unida a un clima de descontento con el cónsul cubano en Barcelona, Alain González, que ha supervisado de manera autoritaria la brigada, están entre los factores decisivos según fuentes andorranas para las “deserciones”.

Los 39 sanitarios cubanos llegaron al pequeño Estado europeo, un paraíso fiscal de casi 80.000 habitantes situado en los Pirineos entre España y Francia, el pasado marzo fruto de un contrato cuyos términos aún se desconocen y que ha sido sufragado por una familia millonaria vinculada a Andorra, los Sirkia.