CiberCuba

Redacción CiberCuba. Publicado el Miércoles, 4 Marzo, 2020 – 10:28 (GMT-4).

—La venta de productos de aseo en Cuba pudiera ser estable a partir de mayo y junio, dijo Betsy Díaz Velázquez, ministra del Comercio Interior (MINCIN) a la prensa estatal.

Aunque previamente aseguró que a partir de abril se esperaba “estabilizar” la producción de esos productos, ahora afirma que en ese mes habrá “cierta mejoría, y ya a partir de mayo y junio la situación del aseo deberá ser estable en el país”.

Los cubanos llevan semanas haciendo colas para comprar solo varios jabones, detergentes y pasta dental. En ellas se han dado peleas y confrontaciones por las muchas horas de espera y la escasez de productos.

El MINCIN culpa a los acaparadores y a los revendedores de este desabastecimiento en Cuba, además de responsabilizar a las sanciones de Estados Unidos, como hacen de manera habitual.

En esta ocasión el director de la empresa estatal Suchel, Carlos Miguel Boggiano Sánchez, dijo que el embargo dificultó la importación de aceites y grasas para producir jabones en 2019. Granma reconoció que puede “parecer un exceso, quizá por lo reiterado del tema”, pero volvió a culpar al embargo de los problemas en la producción.

“En mayo comenzarán a mejorar gradualmente las entregas”, reiteró Boggiano. La distribución de esa empresa se prioriza en La Habana, Matanzas, Villa Clara y Camagüey.

El jabón, la crema dental, el detergente líquido y otros productos en la red minorista estarán más presentes a partir de este mes, apuntó la ministra a Granma.

La funcionaria aclaró que el gobierno no puede vender esos productos por la libreta de abastecimiento porque no tienen la cantidad suficiente para garantizar un jabón por persona, ni asegurar su ciclo de distribución. “El aseo no puede incluirse en la canasta básica familiar, pues pasaría a ser un producto controlado y, por tanto, derecho adquirido”, agregó.

Sin embargo, el MINCIN dio potestad a los gobiernos y administraciones municipales para regular la venta de estos productos tan demandados, pero que escasean en Cuba.

Díaz alertó a los revendedores que productos como el jabón Lis y Nacar, o el detergente líquido Limtel, solo pueden ser vendidos en la red minorista del país y “quien incurra en este tipo de ventas, está actuando ilícitamente”, señaló.

La prensa estatal de Cienfuegos pidió esta semana a las autoridades aplicar el artículo 230 contra la especulación y el acaparamiento. El Código Penal cubano establece una sanción de “privación de libertad de tres meses a un año o multa de cien a trescientas cuotas o ambas” contra los revendedores.