Yunier García Duarte (Facebook).-

 

DDC | Miami.-

—Las autoridades migratorias de EEUU aceptaron la opción de “miedo creíble” en el caso de Yunier García Duarte, el cubano que llegó al aeropuerto de Miami escondido en la bodega de un avión procedente de La Habana.

De acuerdo con el reporte del diario El Nuevo Herald, el abogado del joven de 26 años, Willy Allen, confirmó la decisión. La hermana del polizón, Yudeysi García, aseguró desde Cuba vía telefónica que la familia está feliz con la decisión de las autoridades.

“Él lo luchó y lo consiguió. Arriesgó su vida para vivir libre y ser feliz”, dijo García, quien aseguró que la madre del joven “no sabe si reír o llorar” tras conocer la noticia.

Este miércoles, García Duarte fue entrevistado por oficiales del Servicio de Migración y Ciudadanía de EEUU. De acuerdo con la cadena Telemundo51, la entrevista se produjo “en el centro de detención de Krome y duró una hora aproximadamente”.

Lorena Duarte, abogada del cubano, dijo que el oficial a cargo del interrogatorio conocía de la repercusión mediática que está teniendo el caso de Yunier, y aseguró que “el proceso se desarrolló de forma correcta”.

Allen explicó que el próximo paso legal será pedir la liberación de su cliente con parole o fianza y solicitar asilo político en los Estados Unidos.

El miércoles, la madre de García Duarte le envió un mensaje donde le suplicó que no regrese a Cuba porque podría sufrir represalias.

“Yo le pido a Dios que no regrese, que se quede, aunque me parta el alma, aunque me parta la vida”, dijo Daysi Duarte a través de un vídeo transmitido por el canal de noticias Univisión.

“No regreses, niño, quédate, porque no sé qué pueda pasar contigo. Te prefiero allá y no aquí”, expresó la mujer.

García Duarte había asegurado que teme sufrir torturas si lo deportan a Cuba. “Arriesgué mi vida, espero que me reciban (…) Si me deportan me torturan. Les pido encarecidamente que valoren mi caso. Vine aquí porque es un país de derechos humanos”, dijo en conversación telefónica con Telemundo 51.

Según Allen, el polizón lo primero que dejó claro frente a las autoridades de Inmigración y Aduanas en el Aeropuerto Internacional de Miami (MIA) es que “tiene miedo” y que, en caso de ser deportado a la Isla, “su vida corre peligro”, hecho que para el letrado es un “punto a favor” en este tipo de procesos.