Leonardo Padura. / NICOLÁS STULBERG.-

 

Para el escritor cubano, ‘no es fácil vivir tan cerca y en tan malas relaciones con el país más poderoso y prepotente del mundo’.

DDC, La Habana 

—El escritor cubano Leonardo Padura calificó de “lamentable” la “presión” desde EEUU para que los gobiernos no contraten a los médicos que La Habana exporta, un negocio que ha explotado a raíz de la pandemia por el nuevo coronavirus.

“La ley estadounidense del embargo, decretada hace casi 60 años, ha entrado en una fase más agresiva con el Gobierno de Trump, o debía decir, con las presiones que determinados grupos de poder o individuos han hecho sobre Trump”, dijo en una entrevista con Télam recogida por Infobae.

“No es fácil vivir tan cerca y en tan malas relaciones con el país más poderoso y prepotente del mundo. Eso está claro. En los tiempos finales de Obama se vivió una distensión que nos dio un respiro. Pero solo fue un sueño en medio de una larga pesadilla. Y EEUU se toma el derecho de ser árbitro internacional de la política y, estás con ellos o estás contra ellos”, añadió.

En tal sentido calificó de “hechos lamentables” la retirada de médicos cubanos de distintos países de América Latina o “la presión, ahora, en tiempos de pandemia, para que terceros países no reciban brigadas médicas cubanas que trabajan en la lucha contra el virus”.

Recientemente, los senadores republicanos Marco Rubio y Rick Scott (por la Florida) y Ted Cruz (por Texas) presentaron un proyecto de ley para requerir al Departamento de Estado publicar una lista de gobiernos que tienen contratos médicos con el régimen cubano y que se considere ese aspecto como un factor en la clasificación del país receptor en el reporte anual de Trata de Personas (TIP, por sus siglas en inglés).

Anteriormente, Rubio y el senador Bob Menéndez (demócrata) pidieron al Gobierno de EEUU alertar a los países que contratan médicos cubanos durante la pandemia “sobre las prácticas de trabajo forzoso del régimen”.

En otra reciente entrevista, Padura enalteció la labor de los médicos cubanos que han estado en la primera línea del combate del Covid-19 en una veintena de países.

“La política del Gobierno cubano es una cosa y podremos estar o no de acuerdo, (pero) la actitud de esos médicos cubanos que van a trabajar fuera de Cuba, esos profesionales merecen todo mi respeto y son intocables”, sostuvo.

Padura no mencionó en ninguna de sus declaraciones que la exportación de servicios profesionales, fundamentalmente médicos, es una de las principales fuentes de ingreso del Gobierno cubano, que se queda con al menos el 75% de lo que pagan los países de destino en concepto de salarios.

En 2018 esta actividad generó ingresos de 6.400 millones de dólares a La Habana, muy por encima del turismo.

Tampoco hizo referencia a que además de tener que entregar como mínimo las tres cuartas partes de sus salarios, los profesionales de la salud cubanos enviados a misiones en el exterior son sometidos a una fuerte vigilancia y restricción de libertades fundamentales.

Estas condiciones han sido denunciadas por organizaciones defensoras de derechos humanos y la ONU ha advertido que podrían constituir formas de “trabajo forzoso” y “esclavitud moderna”.