Yunior Morales y la caja vestida por la familia. / Y.M.PÉREZ FACEBOOK.-

La familia de Yunior Morales Pérez sufre un episodio en Santa Clara que denuncia como ‘crueldad’ y ‘falta de respeto’.

DDC. Santa Clara.-

—El locutor de la radio y la televisión cubana Yunior Morales Pérez denunció las condiciones deplorables de los servicios funerarios en la ciudad de Santa Clara, donde su familia sufrió en carne propia lo que catalogó como “crueldad” y “falta de respeto”.

“Si se trata de veracidad e inmediatez: la vida y la muerte siguen igual”, tituló un post en Facebook, donde narró los hechos ocurrido en la tarde del primero de Junio 2020, en la Funeraria Las Villas, de Santa Clara”.

“¿Por qué callar? Voy a anteponer que, según los trabajadores… ¡Han tenido más quejas!, pero seguimos… matándonos”, señaló.

“Mi madre se alteró mucho al llegar a la funeraria, entramos por detrás porque yo la llevaba en su sillón de ruedas, sin querer fuimos a dar a un pasillo en el que encontramos a un familiar nuestro y mi tía Amada Morales Pérez puesta en una camilla sin privacidad, como si fuera cualquier cosa, moscas que se le posaban y lo más horrible…”, relató.

Morales, quien conduce programas de Radio Taíno, intentó describir la caja para el enterramiento, pero no pudo terminar la frase.

“La caja en la que iban a poner su cuerpo… (mi mamá se rajó a gritos de dolor y desesperación al encontrarse con su hermana fallecida y la falta de respeto a toda la familia, sus hijos sumergidos en profundo dolor y aquella CAJA en pésimas condiciones)”, condenó.

“La familia tuvo que buscar corriendo una sábana para ponerla bajo su cuerpo, sino quedaba sobre la madera. Todo ha sido con más dolor.

“Entonces… ¿Soy malo por denunciar esta crueldad? ¿Qué carajo somos? ¿Qué haría Usted?”, concluyó.

En Cuba el deficiente servicio funerario, exclusivamente estatal, es a menudo blanco de quejas e historias de horror que cuentan los familiares y amigos de los muertos.

Las estructuras necrológicas padecen la falta de carros fúnebres, denuncias de pérdida de restos, jardineras y lápidas e incluso la profanación de tumbas, así como constantes quejas por los deficientes servicios de cremación en medio del aumento de las defunciones.

En enero, el video de una mujer habanera que orienta a tres hombres cargar el cadáver de su marido en una carretilla hasta la funeraria se volvió viral en las redes sociales.