Sucursal bancaria en Sancti Spíritus. / ESCAMBRAY.-

Sin ofrecer detalles, funcionarios estatales confirman una reforma salarial y el incremento de los precios.

DDC, Sancti Spíritus

—A pesar de que el Banco Central de Cuba (BCC) señaló, en respuesta a los crecientes rumores de las pasadas semanas, que la por años anunciada reforma monetaria en la Isla no se produciría de inmediato, las sucursales del país ya tienen listo un protocolo para ese momento, confirmó un reporte del periódico oficial de Sancti Spíritus Escambray.

Directivos del Banco Popular de Ahorro (BPA) y del Banco de Crédito y Comercio (BANDEC) del territorio admitieron que se preparan para asumir un volumen extra de operaciones luego de que se produzca lo que el Gobierno ha denominado “hora cero”.

José Couzo Villarreal, jefe del Departamento de Banca de Negocios del BPA, dijo que esa entidad hizo estudios sobre las capacidades monetarias en sus bóvedas y que incrementó las denominaciones de los billetes en los cajeros automáticos.

El funcionario explicó también que el BPA creará mecanismos para que las personas con cuentas a término —depósitos a plazo fijo y certificados de depósito— no tengan que acudir a las sucursales a hacer la conversión de su dinero de CUC a CUP, porque dichos procesos se realizarán de forma automática.

“Le corresponde al banco también el retiro de la circulación del CUC, ya que como se sabe solo permanecerá vigente el CUP (peso cubano). Ese proceso de retiro de una moneda es complejo y requiere de mucha eficiencia, así como de estrictas medidas de seguridad para evitar que el billete de CUC vuelva a reincorporarse a la circulación”, dijo Couzo Villarreal.

El BPA otorgará además créditos y financiamientos al sector empresarial durante el momento de la unificación para garantizar el proceso productivo y de servicios con total normalidad, incluyendo el pago de los salarios de los trabajadores. Ello, dijo el funcionario, en correspondencia con la futura reforma salarial y el incremento previsto para los precios de las materias primas, aunque no ofreció detalles.

“Desde el primer momento en que se unifiquen las monedas, las empresas van a necesitar financiamiento para capital de trabajo y el banco responderá positivamente y de manera inmediata a esas necesidades”, aseguró.

Maritza González Linares, directora provincial del Banco de Crédito y Comercio (BANDEC), dijo que sus más de 500 trabajadores se consagrarán durante el periodo, aunque ello suponga tener que extender el horario de servicio.

De acuerdo con González Linares, “el efectivo no va a faltar y el equipamiento está listo, al igual que el personal”.

La funcionario dijo que, no obstante, los interesados pueden acudir en horario laboral tanto a las sucursales del BPA como a las de BANDEC si desean cambiar sus CUC por CUP. Confirmó que el canje se mantiene a razón de 24 CUP por CUC.

Los dos funcionarios consultados por Escambray dijeron que con la aplicación de la unificación monetaria no se afectarán el efectivo en poder de la población, ni los saldos de sus cuentas en los bancos.

El Banco Popular de Ahorro en Sancti Spíritus reportó un incremento significativo de las operaciones asociadas a las cuentas de ahorro en moneda nacional a partir de septiembre, cuando se difundieron los rumores del inminente inicio del cambio de moneda, algo que el Gobierno demoró en desmentir.

La nota oficial del BCC negó que el próximo 1 de octubre comenzara la unificación monetaria, pero los cubanos no confían en esos comentarios después de años en que el Gobierno menciona la unificación y luego hace silencio sobre el tema.

Además, los últimos rumores ocurren en momentos en que la crisis sanitaria causada por el Covid-19 ha obligado a miles de cubanos a echar mano a sus ahorros debido a la paralización de actividades económicas y a la limitación de las remesas.

Asimismo, en los últimos meses la redolarización de la actividad económica, sobre todo tras la apertura en julio de una red de tiendas con productos de primera necesidad en dólares, ha devaluado el valor del CUP y disparado el precio de toda clase de surtidos en el mercado informal.