Clientes cubanos en una tienda en MLC en La Habana. JORGE SUÑOL CUBADEBATE.-

No se podrá importar un equipo comprado previamente por el cliente en el exterior.

DDC, La Habana 

—La corporación de los militares cubanos CIMEX comenzó esta semana la recogida de solicitudes de importación de los clientes interesados en mercancías que no se venden en la red comercial cubana, incluyendo automóviles.

De acuerdo con una nota publicada por el diario oficial Granma, el pago de esas adquisiciones se hará en moneda libremente convertible (MLC) y a través de tarjetas magnéticas. Los compradores, personas naturales, deben pagar un anticipo del precio del producto a adquirir, aunque no está permitido importar una mercancía previamente comprada en el extranjero.

Los productos que se pueden importar serán “mercancías con especificaciones técnicas o prestaciones diferentes a las que tienen los productos que hoy se ofertan en la red en MLC”, advirtió la nota, y las compras se harán a través de “proveedores reconocidos”, con quienes las importadoras estatales “ya tienen una logística desarrollada, que garantiza mejores precios, plazos más cortos y la posibilidad de brindar servicios complementarios.”

La relación de los proveedores no fue divulgada.

La nota advirtió que el valor de las mercancías se calculará “a partir del costo de adquisición”, al que se añaden “los gastos asociados a la importación, con la condición de que el precio final sea competitivo y favorable para los clientes, de modo que resulte provechoso emplear este mecanismo.”

En el caso de los vehículos, las empresas recordaron que, como afirmó el Gobierno al comenzar la comercialización de automóviles de segunda mano con precios muy cuestionados por los cubanos, “su venta tiene un fin recaudatorio, como se ha explicado anteriormente, en beneficio del transporte público.”

La nota aseguró que la garantía de los productos así adquiridos dependerá de “las posibilidades que ofrezca el proveedor escogido, de acuerdo con la oferta aceptada, pues se le traslada al cliente la misma garantía que ofrece el proveedor, así como las posibilidades de asistencia técnica.”

Para importar, es necesario que los interesados se presenten en las oficinas habilitadas para hacer la solicitud con su carné de identidad y constancia de su cuenta bancaria en MLC. “A partir de ahí, la entidad en cuestión dispone de un término de 15 días para mostrarle una oferta definitiva al cliente, en correspondencia con las características deseadas, que incluya el costo final. De ser aceptada la oferta, se firma el contrato y comienza el proceso de importación, cuyos tiempos estarán en dependencia de los requerimientos de cada pedido.”

“Si el pedido incluye un motor o unidad de moto, el cliente deberá presentar, además, la circulación del vehículo; y si este difiere en marca y modelo, la aprobación de la Dirección Provincial de Transporte del territorio, donde reside”, precisó CIMEX.

Los encargados de las compras, además de CIMEX, son la cadena de Tiendas Caribe y la empresa de Servicios Automotores S.A. (SASA).

CIMEX importará “los surtidos de ferretería (gruesa y ligera de gama media alta, incluidos sistemas constructivos), la línea automotriz, que llega hasta la importación de vehículos, así como todo lo asociado a la actividad tecnológica, en la cual se insertan los electrodomésticos, unido a equipamientos gastronómicos profesionales y de refrigeración.”

Tiendas Caribe priorizará, inicialmente, “las cajas de seguridad, la ferretería pesada, sistemas constructivos, herramientas eléctricas profesionales, equipamientos gastronómicos, así como para lavanderías, tintorerías y limpieza profesional. A ello se suman las cámaras de congelación y mantenimiento.”

SASA, por su parte, “incorporará neumáticos y baterías de calidades superiores a las comercializadas en la red, motores, partes y piezas de motos eléctricas, lubricantes y aditivos, material de ponche, útiles y herramientas de gran formato de taller y equipos de garaje, entre otros.”

CIMEX inició la recogida de solicitudes en una oficina habilitada a tales efectos en el edificio Sierra Maestra, ubicado en calle 1ra., entre 0 y 2, en el municipio de Playa, mientras que a partir del lunes 16 de marzo se sumarán a estas gestiones Tiendas Caribe y SASA, en oficinas enclavadas en calle 0, entre 3ra. y 3ra. a, y calles 13 y 84, respectivamente, ambas en Playa.

CIMEX también atenderá solicitudes en todas las sucursales del país, aseguró a Granma Rosario Ferrer San Emeterio, vicepresidenta comercial de la corporación.

Tiendas Caribe y SASA prevén la ampliación paulatina de estas actividades a las demás provincias.

Además, los directivos anunciaron que las tiendas para la venta en MLC que abrió el Gobierno en octubre pasado introducirán nuevos productos, como ferretería de alta calidad y con perfil profesional como los materiales de construcción, sistemas constructivos, muebles sanitarios, cabinas, jacuzzi, puertas, ventanas, herramientas y tanques de agua. También muebles para el hogar de alto estándar, todo lo cual se destinarán a nuevas unidades en la red que se irá extendiendo gradualmente para cubrir todas los territorios donde sea factible.

Inicialmente la cadena tiene previsto poner en marcha cinco tiendas en La Habana para la venta de esos productos: Ferretería La Cubana, La Especial (Centro Habana), San Ambrosio (La Habana Vieja), Náutico y La Copa (Playa). En tanto, los muebles para el hogar se comenzarán  a ofertar en un departamento del centro comercial de 5ta y 42.