Fernández Trigo, izq., Manuel Marrero y Fernando Rojas. (ESPAÑA EXTERIOR).-

El embajador español celebró una fiesta en la que no estuvo ningún representante de la oposición.

 

DDC, Madrid-La Habana.-

—La Embajada de España en La Habana celebró la Fiesta Nacional del 12 de octubre, aniversario de la llegada de Cristobal Colón a América, con una recepción con cientos de invitados oficiales, incluyendo ministros y funcionarios del Gobierno cubano.

De acuerdo con el reporte de España Exterior, el 11 de octubre, víspera de la fecha, alrededor de 1.000 personas habrían asistido a una recepción ofrecida por el embajador de España en Cuba, Juan Fernández Trigo, en el gran salón del antiguo Palacio del Centro Gallego de La Habana, hoy sala de eventos del Gran Teatro de La Habana Alicia Alonso.

Por el Gobierno de la Isla asistieron el ministro de Turismo, Manuel Marrero, así como los viceministros Rogelio Sierra, de Relaciones Exteriores, y Fernando Rojas, de Cultura. Además estuvo presente el cuerpo diplomático acreditado en la Isla, junto con funcionarios diplomáticos, consulares y laborales de España en Cuba.

También estuvieron en la recepción una representación de la comunidad española residente en el país y de sus asociaciones; el empresariado español, técnicos, artistas, comunidades religiosas, así como personalidades de diversos sectores de la sociedad cubana.

Fernández Trigo pronunció un discurso donde hizo referencia a la relación entre “los pueblos cubano y español” como “una familia llena de encuentros y desencuentros, de luces y de sombras, pero que ha sabido resistir la prueba del tiempo en los últimos 500 años”.

Aunque el 12 de octubre es considerado una fecha ignominiosa por muchos de los países que fueron colonizados por España a partir de 1492 y no es un momento de celebración en Cuba, Fernández Trigo dijo que ese día “se cumple otro aniversario de nuestra llegada a América”, mientras que sobre el fin de la dominación española en la Isla aseguró que “en nuestros corazones seguimos sin habernos ido”.

Sobre las presiones que reciben las empresas españolas con negocios en Cuba tras la activación por Washington del título III de la Ley Helms-Burton, Fernández Trigo agradeció a los inversionistas ibéricos “porque han sabido ser pacientes, evitando echar la culpa de sus contratiempos (…) a los cubanos” y porque “esperan que los problemas de liquidez del país puedan superarse y sus deudas puedan ser saldadas cuando los cubanos estén en condiciones de hacer frente a sus compromisos”.

“Quisiera pedir a todos los cubanos que nos ayuden a seguir aquí, porque queremos seguir aquí, y porque creo que en estos 500 años hemos demostrado que nos merecemos seguir aquí”, finalizó.

Los lazos políticos entre La Habana y Madrid se han estrechado tras la visita a La Habana en noviembre de 2018 del actual presidente en funciones, Pedro Sánchez. Este martes arribó a Cuba el ministro de Exteriores español, Josep Borrell, con una agenda de la que poco se sabe, mientras se prevé la visita de los reyes de España para mediados del próximo mes de noviembre.

Activistas cubanos han denunciado la posición de Madrid en torno a la situación de los derechos humanos en la Isla. Las Damas de Blanco, por ejemplo, pidieron un encuentro con el presidente Pedro Sánchez durante su pasada visita, que nunca fue respondido. El Observatorio Cubano de Derechos Humanos (OCDH) ha condenado también las tibias declaraciones emitidas por Borrell acerca de la represión del régimen contra la sociedad civil independiente.