Ácaro de la sarna. / MILENIO.-

 

 

En la grave escasez de medicamentos que existe en Cuba no se encuentra cura para la escabiosis o sarna.

DDC, La Habana.-

—Mabel Catena González tiene días que no puede dormir producto de una intensa picazón. Desde hace más de diez meses tiene escabiosis (sarna) y no ha podido eliminarla de su cuerpo porque no encuentra medicamentos en ninguna farmacia para su curación.

“Hace tiempo que no hay ninguna loción ni nada para eliminar este padecimiento.  Me he echado de todo ante la falta de medicinas, desde una loción para desparasitar perros llamada Labiozol  hasta aceite de camión quemado, pero hasta ahora nada me ha curado. Toda mi familia tiene escabiosis y estamos en la misma situación”, relata a DIARIO DE CUBA.

En las redes sociales varios cubanos con el mismo padecimiento se han quejado de la inexistencia de productos industriales como permetrina y loción de zinc y calamina para combatir esta enfermedad, la cual exige una cuidadosa higiene. Catena González asegura que en La Víbora —el barrio donde vive— conoce de varios casos en la misma situación.

DIARIO DE CUBA al menos pudo comprobar una familia más en la misma situación, entre ellos una mujer embarazada.

“Me he puesto hojas de guayaba, baños de agua caliente, pero nada me lo alivia. He buscado los medicamentos con amistades y en el mercado negro, pero sencillamente no hay. Es terrible estar así”, señaló la mujer embarazada, quien prefirió ocultar su nombre.

En las redes sociales otras personas que viven en Holguín y Santiago de Cuba han dicho tener la enfermedad y han comentado de la imposibilidad de conseguir medicamentos efectivos para su curación.

Recientemente, el popular actor Barbaro Marín se quejó en su perfil de Facebook de la imposibilidad de conseguir salbutamol, tan necesario para los asmáticos cuando tienen falta de aire. Su texto se volvió viral en pocas horas y un grupo de cubanos se preocupó por dotar a Marín de ese fármaco.

En Cuba la escasez de medicamentos en la actualidad es crítica. Las autoridades han reconocido que existen más de 100 medicamentos vitales en falta. Antibióticos, analgésicos, vitaminas, entre muchos otros.

En las farmacias las largas colas son habituales cuando vienen a abastecerlas de unos pocos lotes que se acaban en pocas horas.