Oftalmóloga cubana en un hospital chino. / PRENSA LATINA.-

 

Es una es ‘una muestra más de amor, unidad, solidaridad y compromiso’, dice la jefa de la ‘misión’.

DDC, Pekín 

—Pese al riesgo que todavía supone el coronavirus en China, los oftalmólogos de la brigada médica cubana en ese país han tenido que volver a sus labores en tres hospitales, informa la agencia estatal Prensa Latina, que cita a Yamira Palacios, jefa de esa “misión”.

Palacios dijo que la decisión es “una muestra más de amor, unidad, solidaridad y compromiso”.

Luego de la suspensión del trabajo en los hospitales como una medida de seguridad desde finales de enero, las labores se reanudaron este 3 de marzo en centros oftalmológicos instalados en las provincias de Qinghai, Shanxi y Henan.

Estos territorios siguen afectados por el coronavirus. Solamente en Shanxi se habían confirmado 133 casos, aunque la cifra de mayor transmisión era en la provincia de Henan, donde los enfermos sobrepasan los 1.200 casos y los fallecidos son más de 20.

No obstante, el Gobierno cubano autorizó que los oftalmólogos vuelvan a las clínicas, donde entre 2012 y 2019 realizaron más de 13.546 cirugías.

Prensa Latina dijo que para la brigada médica “la prioridad es prevenir, mantener el control y cumplir con las medidas de enfrentamiento al coronavirus”.

Según Palacios, hasta el momento ningún cubano en China ha sido contagiado. Es el “resultado de un arduo trabajo en equipo. Contando con información veraz y oportuna sin emitir un solo criterio que no estuviera avalado por la ciencia, ni medida adicional, sin alarmismo ni pánico colectivo”, dijo la funcionaria.

“Seguiremos en el camino que nos llevará a controlar esta contagiosa y aún desconocida enfermedad que ha llenado de dolor, tristeza e incertidumbre al pueblo chino”, añadió.

Yamira Palacios trabaja en un puesto médico creado dentro de las instalaciones de la embajada cubana, junto a otros dos infectólogos que llegaron recientemente de la Isla. El objetivo del puesto médico, según Palacios, es “reforzar la atención sanitaria a los compatriotas en China”.

En mayo de 2019, la organización Cuban Prisoners Defenders presentó una denuncia por “crímenes de lesa humanidad” contra los principales dirigentes del Gobierno cubano ante la Fiscalía de la Corte Penal Internacional, por la “esclavitud, persecución y otros actos inhumanos” a los que someten a “cientos de miles de profesionales” enviados a las llamadas “misiones internacionalistas” y a sus familias.

La venta de servicios profesionales, principalmente médicos, es el mayor negocio de La Habana, que busca nuevos destinos después del cierre de importantes contratos en varios países de América Latina, como Brasil, Bolivia y Ecuador.