‘Mucho Manolo’, reguetonero cubano radicado en Puerto Rico. (Foto: Cortesía del enrevistado, FACEBOOK).

 

 

Por Luís Felipe Rojas Radio Televisión MARTI.-

—Han pasado casi tres años desde que el artista Mucho Manolo dejó Cuba para instalarse en Puerto Rico. Desde su Santiago de Cuba natal hasta un San Juan que lo ha recibido de brazos abiertos, como dijo hoy a Radio Televisión Martí.

Desde las denuncias por los desmanes de la policía con un pegajoso reguetón o su inconformidad política con “¡Abajo quien tú sabes!”, la Isla del Encanto le ha visto moverse hacia lo que los críticos y promotores llaman música tropical urbana.

En medio de los ajustes para el remix “Cartas sobre la mesa” (con El Micha), Manolo, que sabe que muy poca gente lo va a volver a llamar José Manuel Borló Sánchez, habló sobre sus nuevos proyectos: la acogida del público boricua y cómo sigue pendiente la vida y activismo cívico que comenzó al lado de la Unión Patriótica de Cuba (UNPACU).

Has ido -desde que iniciaste con “Santiago Rap”, mucho antes de 2012 en que ya tus temas se pegaban más-, desde el rap al reguetón y hoy la música tropical urbana… ¿Cómo empezó todo?

“Ellos no tenían grabadora, te voy a ser sincero, y el que tenía grabadora por el barrio era yo [se trata de una reproductora de discos o casetes]. Y como el que tenía grabadora era yo, me metieron en el grupo (ríe a carcajadas), ahí empezó todo. Luego me fui fijando en el reguetón, en esa música que venía”, rememora.

Del pegajoso reguetón saltó a temas netamente políticos y sociales. En “Policía no me molestes”, se revela contra la persecución policial en medio de la más dura escasez económica; “¡Abajo quien tú sabes!” es un grito contra los máximos dirigentes del régimen cubano, que aún puede costar años de cárcel.

El giro ha sido bastante visible; bajo la representación de Bella Records ya grabó con el maestro Gilberto Santa Rosa su propio tema: “Amigos”.

El Caballero de la Salsa se deshizo en elogios hacia el cubano; afirmó en una entrevista hace un año: “Manolo es un tipo que tiene mucha música en la cabeza. Me senté en el estudio a escuchar música urbana (…) de hecho le dije ‘¿Ven acá ese eres tú cantando o estás metiendo ahí un truco? Y me dijo: No, no, ese soy yo”.

Grabar con Santa Rosa fue una puerta abierta, asegura. “Gilbertico ocupa un lugar especial en el corazón de todos los cubanos porque su música… han sido himnos allá en Cuba. Yo crecí con la música del maestro Gilbertico Santa Rosa, y llegar acá al Puerto Rico que siempre soñé (…) y estar acá con semejante personalidad es un sueño hecho realidad”, reconoce el cubano.

El salto para Manolo no lo ha desprendido del todo de sus inicios. “Me siento bien cómodo en lo tropical urbano, porque es música tropical, pero no deja de tener mi esencia como reguetonero, que podía decírselo también como un artista de la música urbana”.

Invitado a Miami para hablar sobre su música de denuncia hace tres años, Manolo asegura que tuvo la suerte de coincidir con la preparación de un mega-concierto que se realizaría en Puerto Rico bajo la etiqueta y campaña titulados Yo No Me Quito, que buscaba resaltar el valor y esfuerzos de quienes se quedaron en la isla y no se dejaron vencer.

“Me invitan al festival y me paso una semana por Puerto Rico, se me aparece una oportunidad de trabajo y acá mismo me quedé. Desde ese momento, gracias a Dios, todo ha ido viento en popa, todo ha salido espectacular”, explica.

Hoy su tema “Cartas sobre la mesa” tiene más de millón y medio de visitas en YouTube, su página oficial de Facebook sobrepasa los 7 mil seguidores, en Instagram supera los 12 mil y “casi 200 mil streaming en Spotify”, asevera.

El cambio, alega, ha sido “espectacular”. “Sin yo ser de acá, porque toma un tiempo ir acomodándote a la idiosincrasia de un país que no es el tuyo, uno es emigrante… es sorprendente cómo las personas me han apoyado, en cada concierto en Puerto Rico me han acogido como uno más”.

Vuelve atrás en la conversación, a sus temas contra el régimen, contra delatores “Tú estás colaborando” y quienes ejercen la violencia policial. “Recogieron el sentir, pero también la idiosincrasia del cubano, que le pone un poco de chispa y de humor a cada situación aunque no sea cosa de risa”.

“Empezaron a rondarme”, explica cuando narra cómo la Seguridad del Estado lo enfrentó a partir del tema “Tú estás colaborando”. Los números que vinieron luego fueron la causa de quedarse sin la posibilidad subir a algún escenario en Santiago de Cuba.