Hugo J. Byron (Foto: Academia de la Historia de Cuba en el Exilio).-

Byrne tuvo un amplio recorrido como historiador e investigador y muchos de sus textos y columnas fueron publicadas en medios de prensa dentro y fuera de EEUU.

MIAMI, Estados Unidos. – La Academia de la Historia de Cuba en el Exilio (AHCE) informó a través de un comunicado sobre el fallecimiento del periodista Hugo J. Byrne, quien abandonó Cuba a inicios de los años sesenta, tras el triunfo de la revolución de Fidel Castro.

“Manuel Gayol Mecías, Presidente del Capítulo de California de la Academia de la Historia de Cuba en el Exilio Corp., nos hizo llegar la triste noticia del deceso de nuestro querido y admirado colega y amigo Hugo Byrne, el cual comunicamos compungidos a toda nuestra membresía y público en general”, reza un comunicado firmado por Eduardo Lolo.

Nacido en 1934 en la ciudad de Matanzas, Hugo J. Byrne llegó a Estados Unidos en 1961, donde sirvió a las Fuerzas Armadas hasta 1963.

Durante sus casi sesenta años de vida en el exilio, trabajó en negocios de Ingeniería y Construcción en California y se mantuvo activo en la causa por la libertad de Cuba.

Hugo J. Byrne tuvo un amplio recorrido como historiador e investigador. En ese sentido, varios de sus textos y columnas fueron publicadas en diversos medios de prensa, como La Voz de WattsLa Prensa de Los Ángeles y los semanarios 20 de Mayo y La Voz Libre.

Asimismo, sus artículos fueron reproducidos en países como Argentina, México, Israel y España.

Byrne también colaboró con diarios estadounidenses como el Orange County Register.

Como resultado de su consagración en la investigación, en octubre de 2018 fue investido Académico Numerario de la Academia de la Historia de Cuba en el Exilio.

“Vaya hasta su esposa Migdalia y sus descendientes, así como a todos los colegas del Capítulo de California de la AHCE y amigos comunes, nuestra solidaridad por el dolor que compartimos con honor por haber contado entre nuestras filas con un historiador y patriota de la altura de Hugo Byrne. Su vida y obra resultan inmunes al olvido”, añade la nota de esa institución.