Foto de archivo: El 28 de enero de 1976 Bofill fundó, junto a otros opositores, el Comité Cubano Pro Derechos Humanos.

OBITUARIO

14YMEDIO, La Habana
—El ex preso político Ricardo Bofill Pagés, reconocido luchador por los derechos humanos en Cuba, falleció en la madrugada de este viernes en Miami a los 76 años, según confirmaron amigos y familiares a Radio y Televisión Martí.
“He recibido una llamada de Yolanda Miyares su compañera de lucha y una vecina con la mala noticia. Ya han asistido los profesionales competentes del 911. Por este medio de momento transmito a sus familiares y a los activistas de derechos humanos y amistades lo triste que me ha dicho Yolanda ahora mismo”, escribió esta mañana Oscar Peña, su amigo y también compañero en la lucha por los derechos humanos.
“Para Ricardo Bofill, mi respeto por su tenacidad, su valor e inteligencia. Como el Padre Varela ayer, el hoy nos enseñó a pensar. Descanse en Paz, el profesor de derechos civiles”, agregó Peña.
Miyares confirmó a Radio y Televisión Martí que Bofill había fallecido a las tres de la madrugada en su casa y que padecía de hipertensión y algunas cardiopatías.
El 28 de enero de 1976 Bofill fundó el Comité Cubano Pro Derechos Humanos (CCPDH) junto a Elizardo Sánchez Santacruz, Adolfo Rivero Caro, Edmigio López Castillo y Enrique Hernández Méndez.
En 1967 Bofill fue condenado a 12 años de prisión por “propaganda enemiga” en el proceso conocido como la “microfracción”, donde cayeron antiguos miembros del Partido Socialista Popular, críticos con el autoritarismo de Fidel Castro. En 1972 Bofill salió bajo libertad condicional.
Fue de nuevo encarcelado, por dos años y medio, en 1980 tras divulgar el documento Cuba: los Derechos Humanos en Crisis Permanente. Se le acusó entonces de mantener vínculos con diplomáticos occidentales y elaborar “documentos contrarrevolucionarios”. Amnistía Internacional lo adoptó como preso de conciencia en 1985.
Entre agosto de 1986 y enero de 1987 estuvo refugiado en la Embajada de Francia en La Habana y salió cuando el Gobierno francés recibió el compromiso de las autoridades cubanas de que el disidente no sería arrestado. Un año más tarde el Gobierno cubano lo autorizó a salir de la Isla, pero solamente pudo hacerlo con la condición de que sería una salida definitiva.
En un acto celebrado en el centro escolar Miami Dade College recibió en 2015 un reconocimiento especial por su lucha en favor de la libertad.