Cubanos en el Aeropuerto de Managua con sus compras. / EL CONFIDENCIAL.-

 

Son alrededor de 2.000 viajeros mensuales que van para hacer compras, según cifras oficiales.

DDC, Managua 

—Desde que en julio Panamá suspendiera temporalmente la tarjeta de turismo que concedía a los cubanos, una parte importante de las “mulas” de la Isla están tomando rumbo a Nicaragua, cuyo Gobierno flexibilizó la entrega de visados en enero de 2019.

Desde entonces y hasta mayo pasado, a Nicaragua viajaron 5.000 cubanos, casi diez veces los 566 que lo hicieron en todo 2018, y alcanzan hasta el momento un promedio de 2.000 mensuales, según cifras ofrecidas por el Instituto Nacional de Turismo (INTUR). Y a juzgar por la afluencia de compradores en los últimos meses, la demanda no ha hecho más que aumentar.

De acuerdo con un reportaje del diario local El Confidencial, en el Mercado Oriental, uno de los mayores al aire libre de Centroamérica, comienzan a aparecer carteles que rezan “Aquí precio especial para cubanos” con la intención de atraer a los ávidos compradores de la Isla.

“La mayoría vienen a buscar brasieres, calzones, cosas que no lleven mucho peso y que sean muy baratos”, contó Francisco Arauz Mena, vendedor de ropa, quien coincidió con otros comerciantes en que gracias a los cubanos han mejorado sus ventas.

“Compran por docena, por unidad… les damos precio especial, porque son de otro país y sabemos la situación de ellos. Hay más dinero que ha entrado en octubre y noviembre, porque no estábamos vendiendo nada”, explicó María Guerrero, comerciante de ropa íntima.

Por su parte, el comprador cubano José Beltrán aseguró: “Nos venden bien en Nicaragua. El precio es bueno. El único problema es que por docena solo te venden de un solo color o talla. Si variaran sería mejor para la venta”.

El Gobierno de Daniel Ortega flexibilizó la entrada de cubanos en plena crisis económica causada por la represión policial y paramilitar, desatada a partir de 2018. El “turismo de las mulas” ha venido a oxigenar un poco el deprimido comercio nacional.

Las “mulas” viajan a Managua mayormente en vuelos directos desde La Habana de la aerolínea venezolana Conviasa, los lunes, miércoles, jueves y domingo.

También Aruba Airlines tiene una frecuencia directa La Habana-Managua. Los cubanos usan en menor medida las aerolíneas Avianca y Copa. Según la web de Conviasa, todos los boletos hasta febrero de 2020 ya están vendidos. Sus vuelos podían comprarse en 200 dólares a principios de año, pero ahora la demanda es tal que se cotizan entre 500 y 900 dólares o incluso más.

Las fuentes migratorias y aeroportuarias, así como los cubanos que han viajado en más de una ocasión a Managua desde enero de 2019, coinciden en algo: los vuelos salen repletos, pero regresan un poco vacíos.

“En el avión vienen unas 120 personas y se regresa con 40, 30 o 20. Ya saben por qué”, aseguró un cubano que no quiso revelar su identidad.